El Pueblo de los Pitufos. Un magnífico juego, susceptible para niños incluso, donde tenemos la versión infantil y azul de los clásicos Sim City o Civilization, base de todos estos juegos de moda que pretenden hacernos estar al frente del destino de una granja, una ciudad, un zoológico… El truco de todos estos juegos, y ya lo comentamos hace poco se basa en juegos gratuitos para los cuales en determinados momentos, si queremos avanzar más en el mismo, tenemos que comprar lo que Apple llama créditos de aplicación.

Según leemos en NPR a través de la agencia Associated Press, este negocio que ha convertido a The Smurfs’ Village en una de las aplicaciones Top en Ingresos de la App Store, está teniendo un grave problema: la desinformación de los padres respecto a lo que dan a sus hijos. Es el caso de una madre de 36 años americana que dejó a su joven niño de 4 años el iPad con el juego de los Pitufos y recibió una factura de casi 70$ con diferentes compras procedentes del juego. De hecho, muchos de los comentarios que recibe la propia aplicación hablan de lo caro de los «Smurfberries» (moneda de cambio del juego) clasificando la aplicación en algunos casos como un timo. Nada más lejos. En la App Store no hay ni un sólo timo de aplicación. NI UNO. Lo que hay es gente que no lee bien de qué va antes de comprar, y gente que no usa las restricciones para menores que incorpora iOS. Apple se cuida muy mucho de aprobar cualquier aplicación que no tenga una descripción totalmente fiel a su contenido, y que no ponga bien claro que incluye compras dentro de ella.

Pero no nos engañemos. Hay gente que le echa la culpa a Apple, que le echa la culpa a la aplicación… No señores. La culpa es del padre que sin saber ni entender, ni informarse al respecto, le da a su hijo el juego de los pitufos (o cualquier otro con esta característica) sin saber que este juego puede hacer cargos en su cuenta, en algunos casos, sin pedir la clave para validar (o pidiéndola pero en un dispositivo con una versión que permite guardar la contraseña para que no tengamos que teclearla). Craso error. La culpa que una de las aplicaciones más compradas sea un localizador de móviles, que en realidad es una broma bien explicada en la descripción de la aplicación, y que recibe comentarios de estafa, engaño y otras lindezas, no es de Apple… es de quien no se lee lo claramente explicado que está qué es la aplicación. Si nos parece una chorrada (que lo es) pues no lo compramos y punto.

En cuanto a las restricciones para menores, todo es muy sencillo. Coja su iPad, iPhone o iPod Touch, entre en Ajustes, General, Restricciones. Ponga una clave de cuatro dígitos que introducirá dos veces por seguridad, y bajo la sección Contenido Permitido, deshabilitar el deslizador llamado «Compras integradas». De esta manera, se deshabilita la opción que los niños o cualquier persona que no sepa, haga una compra que no debería con la característica de compras integradas (o in-app purchase). También es bueno que repasen el resto de opciones, como la compra de aplicaciones, borrado de las mismas, opciones de Game Center, la aplicación iTunes (donde también se pueden comprar contenidos). Lo normal es que esto se deshabilite para que el niño no pueda acceder. Tengan presentes que juegos gratis como Tap Zoo o Bakery Story, tienen botones que con sólo pulsar dos veces permiten compras de 100$. Las aplicaciones alertan a los padres y advierten antes de comprar, pero los niños no tienen tan fácil entender esto.

El problema es que, como algunos sistemas de claves, iOS recuerda durante unos minutos la última clave introducida (unos 15 minutos, opción que deberían eliminar YA), o dependiendo del contenido, a veces ni siquiera la pide (fallo que Apple debería controlar). Para estos casos, lo mejor es ser responsable y tener habilitaciones las Restricciones, que para eso están. Y además, por favor señores, hay que usar el sentido común y leer de qué va una aplicación antes de comprarla. Resulta realmente bochornoso ver una aplicación de rayos X para desnudar mujeres y leer en los comentarios: es un timo… No es un timo señores. Es una broma bien explicada en la descripción de la aplicación, y si se molestaran en leerla antes de darle a comprar, no comprarían chorradas. No puede ser que seamos tan tontos.

Eso no quita que Apple debería traducir a cada idioma las descripciones porque el hecho que muchas estén en inglés puede dar problemas de entendimiento, y ahí la culpa sí me parece que está más del lado de Apple, pues algo tan importante como las descripciones de nuestras compras, debería estar obligatoriamente en nuestro idioma.

Ante todo, usen el menos común de los sentidos: el sentido común.