Lo sé, lo sé, antes de que os echéis encima, es lo último que debería hacer Nokia. Bromas a parte, recordemos en que situación está Nokia: Nokia es el único fabricante de móviles a gran escala europeo, que hasta hace bien poco era el rey de los móviles de consumo. Tras la llegada del iPhone y la popularización de los smartphone, Nokia no ha sabido reaccionar, llega tarde y su propuesta es el Nokia N8, que no es un móvil malo pero el hecho de que la batería se saque con tornillos y tener Symbian es un peso que debe quitarse de encima.

Ante esta situación Nokia decide dividirse: Symbian para gama media y baja y empieza a desarrollar MeeGo (antes de la fusión con Moblin: Maemo). Pero no a todo el mundo le convence esta estrategia. Muchos usuarios piden a gritos que Nokia saque algún terminal con Android. Pero en este caso no voy a hablar de consumidores, sino de Andy Rubin. Para quien no sepan quién es, fue uno de los fundadores de Danger (sí, esa empresa que compró Microsoft y que desarrolló el Kin, ese que han lapidado hace poco) y de Android. Tras la compra de Android por parte de Google, Andy Rubin pasó a formar parte del equipo de Google.

En el vídeo que tenéis a continuación, es un fragmento de la charla que dio en el ámbito del All Things Digital. Donde en una de las declaraciones cita su deseo de que Nokia se decante por Android en alguno de sus terminales. El vídeo lo tienen a continuación y es digno de escuchar, es inusual escuchar a estos dirigentes en un ambiente tan «íntimo» o informal, como prefieran llamarlo.

Con respecto a que Nokia se decante o no por un terminal Android o no, dependerá mucho de las decisiones que tomen los dirigentes actualmente renovados de Nokia. Mucho me temo que seguirán por la misma tónica de un desarrollo 100% propio, que es totalmente legítimo. Pero es curioso como públicamente Google le «tira los tejos» a Nokia. ¿Será finalmente un amor correspondido?