Amazon, una de las tiendas digitales más grandes e importantes del mundo y creadora del lector más famoso del mundo de los gadgets, anunció ayer que el Kindle se convirtió en el ítem que más se ha vendido en la historia de la tienda sobrepasando al séptimo y último libro de Harry Potter, que tenía el primer lugar hasta ahora.

El día de Navidad explicaron que las ventas que tuvieron fueron realmente importantes y las dos cosas que más se vendieron fueron el Kindle 3G y el Kindle (WiFi). Como ya es normal en estos casos, Amazon no anunció exactamente el número que vendieron, pero según la gente de Forrester Research se estimó que para fin de año se venderán, aproximadamente, unas 6 millones de unidades.

Obviamente esta fue una oportunidad muy buena para que Jeff Bezos, el CEO de la compañía, hiciera referencia a la supuesta muerte de los lectores digitales por la aparición de las tablets como el iPad o el Galaxy Tab.

Los clientes están utilizando las pantallas LCD de las tabletas para juegos, películas y navegar a través de internet y su Kindle para sesiones de lectura. Ellos aseguran que prefieren el Kindle para leer porque pesa menos, elimina el problema de la batería y tiene una pantalla más parecida al papel que reduce el cansancio ocular, no interfiere con los ciclos de sueño si leemos a la noche y funciona perfectamente si estamos fuera y nos da la luz del Sol, cosa que es muy importante si estamos de vacaciones.

Otra de las cuestiones que destacó Bezos, y probablemente es una de las cosas que más deban detallar a la hora de diferenciar estos dispositivos, es que al costar US$139 la diferencia con las tabletas es muy grande para el bolsillo.

La realidad es que de la muerte de los lectores digitales se ha hablado muchísimo, pero por ahora Amazon nos demuestra que ellos todavía están peleando fuertemente y que el Kindle, al menos en lo que a las ventas se refiere (que es lo que más le importa a una compañía), no tiene ningún problema.