Algunas personas amamos la música y no solamente escucharla sino también coleccionar los discos tanto en vinilos como en CDs. Lamentablemente esa es una de las cosas que desapareció un poco con el nacimiento del MP3. Hoy comprar discos físicos es algo bastante raro y adquirir un vinilo es un verdadero dolor para el bolsillo.

Yo, como es lógico, no soy el único que extraña esto y muchas personas necesitan que su música tenga una representación física. Quizás es simplemente por el fanatismo de tener algo verdaderamente en nuestras manos y no dentro de un dispositivo como un iPod o quizás también sea por el hecho de tener ese librito donde vienen las fotografías y/o letras de las canciones que forman parte de la producción.

El C60 es un concepto que probablemente muchos de los lectores de Gizmología amarán instantáneamente como lo hice yo. Como pueden ver, se trata de un dispositivo -parecido a un reproductor de vinilos- que leerá lo que habrá en los cassettes con lectores RFID en ellos. Los dispositivos finitos que vemos en el video son básicamente láminas que, en la teoría, llevarían chips RFID con la información musical en ellos.

Lo más seguro es que esto no llegue nunca al mercado no porque sea malo sino simplemente porque sabemos que la industria que hay detrás de la música es millonaria y cambiar la forma en la que las personas escuchan música actualmente es prácticamente imposible -más si tenemos en cuenta las descargas a través de la web y lo implantado que están en las sociedades el MP3-. Sea como sea, la idea me pareció verdaderamente genial como para, al menos, comentarla.