Apps USA

No hace mucho, hablábamos de las distintas iniciativas de distintas administraciones públicas que habían decidido abrir sus datos y compartirlos con la ciudadanía, en una fuerte apuesta por la transparencia. Sí que es cierto que algunas administraciones se encuentran alejadas de los ciudadanos, aunque es algo a lo que se pone remedio, por ejemplo, ofreciendo servicios telemáticos a los ciudadanos que permitan acercarles la administración. Pues bien, si hay algo que quiere dejar claro la administración Obama es, precisamente, el cambio en la relación entre el gobierno y el ciudadano, acercándole la administración y facilitándole el acceso a los distintos servicios disponibles, así que, con tal fin, han decidido dotar de movilidad a la administración, desarrollando una familia de apps para teléfono móvil que acerquen la administración al ciudadano y le permitan acceder a distintos contenidos y datos.

Teniendo en cuenta que según un estudio, el 35% de los adultos estadounidenses posee aplicaciones en sus teléfonos móviles y que el teléfono móvil es algo que siempre nos acompaña, esta medida tiene bastante sentido y, dentro de este grupo, la media de apps descargadas al año por cada usuario es de 27, cifra que sube a 40 en el grupo de usuarios de iPhone, según los datos de Nielsen.

Veinticinco son, por ahora, las aplicaciones publicadas, que están disponibles para iPhone, Android y BlackBerry, y abarcan desde información relativa a la nutrición hasta la lista de los diez más buscados por el FBI pasando por un comparador de las gasolineras para encontrar el precio de carburante más barato.

La idea es bastante interesante y, sobre todo, innovadora, es una forma directa de llegar a los ciudadanos aprovechando sus hábitos y las nuevas tecnologías. La oferta de aplicaciones, tal y como avanzamos, es de lo más diversa, facilitando al ciudadano el acceso a la compleja administración pública estadounidense.

Hasta ahora, siempre que me había topado con servicios públicos disponibles en la red, éstos se prestaban desde portales institucionales y, salvo aplicaciones concretas, como por ejemplo algún servicio de cartografía, nunca como aplicaciones que debían instalarse. De todas formas, aunque el acceso a la información es un paso importante, no habría que olvidar que los servicios de e-Government deberían ser bidireccionales, es decir, permitir el diálogo entre la administración y el ciudadano, por tanto, estas Apps deberían complementarse con todo un catálogo de trámites y servicios disponibles a través de Internet.

¿Qué os parece esta iniciativa? ¿un ejemplo de modernidad? ¿un despilfarro del presupuesto público? ¿instalaríais este tipo de aplicaciones si estuviesen disponibles en vuestros países?. Yo creo que las instalaría para probarlas, creo que es un proyecto interesante, si bien, me parece que hay otras vías algo más baratas de acercar la administración a los ciudadanos y que pueden hacerla llegar a mucha más gente, no sólo a los usuarios de smartphones.

Vía: Blog CMT