Es magnífico. Una noticia increíble que por fin, tras mucho tiempo, esté disponible la opción de comprar o alquilar películas en la iTunes Store española (y en la de México también). Es una increíble noticia que abre mucho más el mercado y da más posibilidades a adquirir legalmente contenidos culturales, que es lo que falta realmente en un mercado como este donde las propias distribuidoras se quejan del alto índice de piratería, pero luego no ofrecen medios para hacerse con los contenidos más que el clásico de pasar por caja en el gran almacén de turno y comprar una película al precio que la distribuidora y la tienda quieran.

Pero todo esto, magnífico en su base, tiene un grave problema: el precio. ¿10€ por comprar en formato descarga calidad DVD «Star Trek», película sin extras y contenidos adicionales?. Una película calidad MPEG4 que se acerca al DVD con sonido 5.1. ¿Se han dado un paseo por algún sitio como el Media Markt últimamente? ¿Saben que Star Trek original en DVD vale eso e incluso, según donde mires, algo menos? Algo falla en la ecuación y me temo que la variable que falla se llama: distribuidora. Esos impresentables devoradores sin piedad, que quieren ganar más y más y más. Esos devoradores que no entienden que vendiendo más a menor precio, el beneficio es mayor. Esos ciegos que piensan que si venden su película en descarga digital, por menos de 10€, le están haciendo un flaco favor al valor real de su producto, favor que no merece.

¿Hasta cuando tendremos que sufrir dicho yugo? ¿Nadie se ha dado cuenta que a estos precios NO va a funcionar la iTunes Store en películas? Tienen que dar una opción real de venta, no precios que oscilan entre los 9 y los 14 euros, cuando es prácticamente el mismo precio del DVD original. Un precio de 4-5€ para las películas normales, y de unos 7-8€ para las novedades, podría ser un buen punto de partida. Es muy importante que se note que no estamos adquiriendo un soporte físico, por lo que se ahorran bastantes partes de la cadena que lleva un DVD hasta la tienda. Copiado, seriagrafiado, caja, impresión de carátula, logística, puesta en venta… todo esto se ahorra. Además, nosotros ponemos el medio por el que adquirimos la película, pasando religiosamente por caja mes a mes, con el coste de nuestra ADSL. No tiene ninguna lógica, se mire por donde se mire. Para ejemplo un botón: la película en DVDGO, cuesta exactamente 9,95€. Otro ejemplo, Constantine. 9,99€ en iTunes Store, 8’95€ el DVD original en DVDGO. Curioso, ¿verdad?. Esto es una tomadura de pelo, señores, por favor.

Y ahora hablamos del alquiler, una ideal genial, mal desarrollada. Y lo está por dos puntos muy claros. El primero el precio: ¿3$ por alquilar una película que podemos ver durante 48 horas? Perdonen señores, pero me cuesta menos ir al videoclub del barrio. Un precio de alquiler competitivo es 1€. A ese precio, reventarían el mercado, los servidores, lo reventarían todo. A un 1€, sería la forma más sencilla y genial de poder ver las películas que queramos, y muchísima gente abandonaría el bajarse la película ilegalmente. ¿Días en el eMule o bitTorrent esperando, o buscando enlaces de descarga directa como un poseso antes que los borren, cuando por 1€ puedo ver la película legalmente con garantías de máxima calidad? Me apunto. Prefiero pagar ese euro, y aportar mi grano de arena a la industria cultural. Y como yo, estoy seguro que MILLONES (sí, señores, sí… MILLONES) de personas lo harían en España o México. Pequeño apunte: no se puede pedir el mismo precio de alquiler por una película de 5 años, que por una novedad o por una de hace 10 años.

Por otro lado, tenemos un pequeño problema con el alquiler. El mismo usa gestión digital de derechos (DRM), y lo usa en un contenedor MP4. Es un estándar, todo hay que decirlo, pero un estándar que nadie soporta a día de hoy más que iTunes y el Apple TV. Si queremos ver la película alquilada, sólo podemos hacerlo en el ordenador, en el nuevo Apple TV, o en algún dispositivo iOS… nada más. La ingente cantidad de reproductores multimedia que hay en el mercado, ni siquiera aquellos que soportan el protocolo bonjour para mostrar la biblioteca de iTunes, tienen soporte para este DRM, por lo que al final tenemos el problema que para consumir, necesitamos pasar por caja y comprarnos uno de los nuevos y flamantes Apple TV por 99€. Y una cosa, si yo pudiera alquilar películas a 1€, me lo compro YA y sin dudarlo.

Independientemente, si industria y fabricantes se pusieran de acuerdo (inclusive fabricantes entre ellos mismos), usarían un único estándar y podríamos alquilar una película y verla donde quisiéramos, en nuestro salón con nuestra TV nueva y el Home Cinema, reproductores multimedia… Algo así como Netflix, que puede verse en TV de última generación, Apple TV, consolas, reproductores multimedia… casi cualquier cacharro que se precie, en USA, tiene soporte para Netflix. En Europa estos cacharros están capados, lógicamente.

Y hablando de NetFlix, ¿cuánto tendremos que esperar para que en España tengamos capacidad de red y un servicio como este, que por 7,99$ al mes nos permite ver películas y series de TV, sin límite y en streaming? Con un servicio así, se acaba la piratería en España en dos patadas. ¿No se han dado cuenta? Acabar con la piratería es tan sencillo como ofrecer al consumidor los productos a un precio que pueda pagar y le permita acceder a la cultura sin problemas. Nada más fácil.

En fin. Realmente, aunque no lo parezca, me alegro que por fin las películas hayan llegado hasta nosotros, y espero ansioso la llegada de las series, pero por favor, seamos coherentes de una vez con los precios y pongamos al alcance de cualquiera los medios para poder disfrutar la cultura de una manera legal, porque esta es la única solución para que la piratería deje de hacer daño a la cultura.