Open Kinect

Estos son los momentos en los que el movimiento Open Source se hace grande: Con gente como Hector Martín (@marcan42 de marcansoft) que ha destripado el nuevo periférico estrella de la consola de Microsoft, la XBox 360, y ha creado unos drivers libres y ya disponibles para descarga.

Pero remontémonos al principio de la historia.

Adafruit, una empresa dedicada a la electrónica Open Hardware y a su programación Open Source, publicaba en su blog una especie de concurso en el que se ofrecían 3000$ al primer hacker que pudiese desarrollar unos drivers de código abierto para Kinect.

El concurso provocó cierto revuelo e incluso la gente de Microsoft declaraba que aunque ellos no condenaban el concurso ni la modificación de Kinect (cada uno en su casa con sus productos hace lo que quiere), lo habían dotado de «numerosos seguros, tanto a nivel hardware como software, para evitar manipulaciones«.

El calendario marcaba el 04 de Noviembre cuando el concurso comenzaba su trayectoria y, sinceramente, pocos eran los que esperaban resultados inmediatos. No pasaron ni 6 días y ya tenemos disponible la primera versión de los drivers Open Source para Kinect e, incluso para los menos crédulos, un vídeo:

Además del premio en metálico para @marcan42, Adafruit donará otros 2000$ a la EFF (Electronic Frontier Foundation) para que sigan defendiendo los derechos digitales, el derecho a hackear y, en un caso hipotético en el que Microsoft planee acciones legales contra los drivers Open Kinect, tener un punto de apoyo sólido.

Hector, desarrollador además de otros proyectos como AsbestOS para PS3 y de las librerías encargadas de sincronizar el iPhone en sistemas Linux, ya tiene 3000$ más en su cuenta y ha declarado que los reinvertirá en más hacking y en otros grupos de desarrollo como Team Tweezers (Wii) e iPhone Dev Team (iPhone) entre otros. Él considera que el trabajo de éstos grupos en la sombra no tienen ni el reconocimiento ni el dinero efectivo necesario para llevar a cabo sus desarrollos y que, muchas veces, éste puede suponer un problema para poder ofrecer buenas soluciones para todos, en abierto y gratis.

Desde luego creo que una conclusión es necesaria en éste caso: no se le puede poner puertas al campo.