Hoy es 4 de noviembre y es el día marcado para Microsoft para poner a la venta su gran aportación a las videoconsolas y a los videojuegos desde la aparición de la primera Xbox 360, hoy se pone a la venta Kinect en EE.UU., en seis días en España.

Desde que se presentó de forma más oficial en el E3 sigo creyendo que Microsoft ha ganado este año en la absurda carrera de las videoconsolas, este es su final de año y tal como hizo Nintendo con Wii hace algunos años, estas navidades van a ser las navidades de Kinect. No solo es tecnológicamente superior a todo lo que hemos visto en videoconsolas ahora mismo, es que es tremendamente divertido de jugar, por lo menos más que en Wii ya que te libras por completo de los mandos en tus manos.

Kinect es una de esas tecnologías con años y años de desarrollo, millones de dólares invertidos en la tecnología responsable en que dos cámaras sean capaces de distinguir un cuerpo de otro, una tecnología increíble que al final va a acabar siendo devorada por un sector que no te esperas: los niños. En Gizmología hemos probado Kinect varias veces junto a nuestros compañeros de Ecetia, en todas las ocasiones creo que puedo decir que me he divertido bastante con los diferentes juegos que tienen disponibles.

No es que sólo sean divertidos, es que la interacción de tu cuerpo con la videoconsola es mucho mejor que con Wii, lo que en ocasiones te hace incluso sudar más.

En definitiva, es un sistema realmente novedoso, que tan solo acaba de empezar con juegos, pero tan sólo imagina lo que se podría hacer con Kinect si Microsoft de verdad nos da lo prometido en sus vídeos promocionales cuando por primera vez se presento. Habló de cosas como que cuando entres en su campo de visión sea capaz de reconocerte y cargar tu perfil, de poder controlar toda la videoconsola con gestos usando Kinect, de incluso navegar por internet desde Xbox 360 usando tus manos, tus brazos, tu voz y porque no, ¿quizá videoconferencias usando Kinect?

Hay razones para comprarlo, pero principalmente diría que sobre todas las razones posibles que se me vengan a la cabeza la principal es que es tremendamente divertido jugar sin mandos, sólo con tu cuerpo. Por no hablar que practicamente con cualquier juego haces ejercicio, lo que para el mundo gamer es ya un paso positivo.

Los juegos son por ahora sencillos, al estilo Wii, pero con una gran ventaja, los gráficos son mucho mejores. Ya, se que si usas una Wii dirás que no juegas por la potencia gráfica, eso lo comprendo y lo comparto, pero la experiencia es mucho mejor cuando los juegos son más realistas.

Pongo como ejemplo los juegos infantiles de Kinect, en uno en el que tienes una mascota. Estas mascotas son muy reales, claro, está enfocado a niños, pero realmente se puede ver como han hecho un esfuerzo en que parezca real, algo así como un peluche de juguete en la pantalla de televisión para niños. Pueden acariciarlos e interactuar con ellos, algo que seguro los niños valoran — aunque no lo digan.

La parte negativa de Kinect creo que sin duda es que tendrás que ser una persona activa, hay que moverse, si te cansas a la mínima es evidente que no está hecho para ti. Vas a necesitar algo de espacio entre la pantalla y donde te vayas a poner, es decir, que si tienes una mesa o cualquier objeto por delante, por tu seguridad ya lo estás quitando. Esto es un pequeño problema que se repite como con Wii, el tener que estar moviendo muebles cada vez que quieres jugar al final es una pesadez.

Por ahora hay pocos juegos disponibles para Kinect. Microsoft ha prometido trabajar duro con los desarrolladores para que hagan compatibles sus juegos, pero seguramente no tendrás juegos míticos en versión Kinect, por lo menos no todos. Además, los juegos no bajan de 50 euros.

Si eres un gamer adulto, de los que tienen los botones desgastados de su pad de tanto uso, de los que juega en PC con teclado y ratón, Kinect no es para ti, simplemente porque necesita de un esfuerzo físico, tu y yo sabemos que el máximo esfuerzo físico que estás dispuesto a hacer mientras juegas es el de levantarte para ir al baño.

Ahora mismo se puede comprar en las tiendas por 350€ una nueva Xbox 360 con disco duro de 250GB, Kinect y el pack de juegos Kinect Adventures. También puedes comprar sólo Kinect + Kinect Adventures por unos 150€, aunque si se compra por internet suele salir unos euros más baratos.