Suenan campanas de guerra entre las dos grandes potencias (en Internet). La noticia tiene su miga, porque es toda una declaración de intenciones de Google a Facebook, una manera de decirle claramente que o juegan los dos o a las trincheras que es la guerra. El caso es que Google ha cambiado los términos de servicio, modificando los términos de acceso a la API de contactos. Ahora tendrá que existir reciprocidad, vamos, que lo que Google te da, tu también se lo das. Hoy hay feedback o nada.

Y aquí tenemos a Facebook como el principal (y diría que único) afectado de esta decisión. ¿Por qué? Bien, el cambio en los términos de contacto de la API (para la importación de la lista de contactos o correos electrónicos a otro lado) entra en conflicto con la, hasta ahora, forma de actuar de Facebook. La red social, una vez nos damos de alta, nos pedía nuestro correo de Google, para así conseguir toda la información de los contactos allí alojados. De esta manera, cuando llegaba un nuevo usuario a Facebook, se encontraba rápidamente con amigos (si su mail existía en algún contacto de Facebook).

Y Google ha dicho basta. ¿por qué? porque la red social nunca ha permitido el feedback que él mismo pedía. Es decir, ningún usuario podía exportar su red de contactos de Facebook a algún otro medio. Incluso la nueva función de exportar no hace mención a los contactos, simplemente podemos exportar las fotos, publicaciones en el muro, vídeos o eventos. Ni rastro de conseguir un perfil social de nadie.

Google ha dicho acerca de los cambios que:

La compañía se compromete a facilitar a los usuarios la obtención de datos de entrada y de salida de productos de Google. Permitimos portabilidad de datos. Al acceder a los contenidos de la API de datos, el usuario se compromete para permitir a los usuarios exportar sus datos de contacto a otros servicios…

Claramente y sin tener que decir mucho más, Google le ha lanzado un dardo envenenado a Facebook. La 2.0 ya había mostrado anteriormente sus reticencias a dejar el rastro a otras plataformas y mostrar esta línea uni-direccional. Hace muy poco Twitter había anunciado la inclusión de los contactos que tuvieran los usuarios en Facebook, con el fin de que cada contacto supiera que amigo se encontraba también en Facebook. La red social no lo permitió y Twitter tuvo que eliminar la opción. Que nadie se engañe, claramente Google no hace esto por la democracia en la red, ni por una web más abierta, ni mucho menos. Facebook ha pasado a ser un competidor de primera línea en la red, una gran amenaza, así que parece que se ha decidido a atacar en vez de esperar.

Los datos que no quiere ofrecer Facebook son una fuente incalculable para futuras acciones de mercado. Un ecosistema del gráfico social (más de 550 millones de personas) con las que la red social puede saber prácticamente de todo. Y esa información, evidentemente, no puede ser dada así como así, y menos al enemigo. Como decía el slogan de la película: ‘Para tener 500 millones de amigos, debes tener algún enemigo‘ ¿o no?

Vía: TechCrunch