El programa de software libre VLC, un reproductor de vídeo multiplataforma para todo tipo de archivos (.avi o .divx… ), podría tener los días contados en la tienda de Apple, aunque en este caso no sería por culpa de Apple, sino por parte de los creadores, quienes muestran así su enfado hacia las políticas draconianas de la compañía, en base a la aplicación del DRM, y como choca frontalmente con el concepto de software libre y la distribución GPL del propio software.

Rémi-Denis Courmont, uno de los desarrolladores principales del VLC media player, escribió a Apple para quejarse y mostrar su enfado ante la llegada del reproductor a la tienda de la compañía, la App Store. Rémi no entiende cómo ha podido llegar hasta ahí cuando se contradicen las condiciones de la licencia GPL con la prohibición a los usuarios de compartir el programa. Courmont lo explicaba así:

VLC es un software libre con licencia exclusivamente en virtud de los términos de la GNU. Estos términos contradicen las reglas de uso de los productos a través de la App Store de Apple, que ofrece aplicaciones a los usuarios de sus dispositivos móviles

El conflicto del que habla el desarrollador es claramente un concepto que en términos jurídicos no tiene ninguna solución. Es curioso que en este caso estemos hablando de «la otra parte», en este caso el software libre, el que se haya puesto en pie de guerra contra Apple y su política de control. El conflicto parte de la base de que GPL le otorga el permiso a los de Cupertino para poder distribuir el software a través de su tienda. Todo lo que tendría que hacer es seguir las condiciones de la licencia para que se cumpla lo que consideramos como software libre.

Pues no, en su lugar Apple decide imponer la Gestión Digital de Restricciones, lo que llamamos DRM, a todos los propietarios que aporten software en la App Store, por lo que a día de hoy, no puede haber software GPL, al menos como concepto (lo puede permitir el autor).

Realmente el caso de Apple con el DRM y el conflicto de términos con el reproductor VLC, escenifica bastante bien la escena actual entre ambos sectores. Por otro lado, la queja de Rémi podría tener mucho que ver en el port realizado a la tienda. VideoLAN, dueña del proyecto, se queda al margen y es la empresa Applidium, la que lo distribuye, por lo que podría haber alguna violación en la licencia de código. Veremos si finalmente sale o no de la tienda y las consecuencias.