AMD tiene bien claro que en un plazo corto de tiempo quiere estar luchando de igual a igual contra Intel, y aunque aunque ya no tiene que demostrar que sus productos son fiables, aún hay muchos fabricantes reticentes a incorporar algunos de sus chips. AMD quiere dar la vuelta a la tortilla y para ello ha preparado toda una batería de lanzamientos de lo más variados: desde procesadores orientados a netbooks y tablets, hasta chips cuyo target principal son los servidores de alto rendimiento.

A la inminente llegada de APUs con tecnología Fusion, AMD ha añadido nuevos nombres. Llano, Ontario y Zacate serán los primeros en ver la luz durante 2011. Fabricados en 40 nm, se afirma que su consumo variará entre los 9W y loas 18W, lo cual los hace ideales para netbooks, tablets, PMPs y otros dispositivos multimedia con requerimientos de bajo consumo de energía. Posteriormente llegarán Khrisna, Wichita y Trinity, fabricados en 28 nm y con un consumo aún menor que los primeros chips con Fusion.

Pero AMD no se ha olvidado de los procesadores orientados a PCs de escritorio. Para ellos tiene preparada Komodo, una CPU que incorporará hasta 10 cores con arquitectura Bulldozer. Para servidores también hay novedades. Ya se sabe que Interlagos y Valencia llegarán en 2011, pero además AMD ha desvelado que en 2012 llegarán también Sepang (con hasta 20 cores) y Terramar (que tendrá hasta 10 cores), basados en arquitectura Bobcat.

Me fascina la nomenclatura utilizada por AMD en sus procesadores, pero me interesa aún más la estrategia de batalla en todos los frentes que tiene pensado librar para recuperar terreno frente a Intel. Los tablets y los netbooks han abierto todo un mundo de posibilidades de negocio para los fabricantes de procesadores, pero no olvidemos que la madre de todas las guerras se está librando desde hace tiempo en PCs de escritorio y portátiles de alto rendimiento. AMD ha demostrado que sigue siendo consciente de ello. ¿Qué hará Intel para contrarrestarlo? Eso sólo el tiempo lo dirá.

Vía: The Inquirer