Desde que Apple ha anunciado esta nueva idea para la siguiente iteración, la 10.7, de su sistema operativo de sobremesa, no todo el mundo parece estar de acuerdo o entender qué supone y qué concepto va a manejar.

Las confusiones son muchas, desde gente que cree que ya no va a haber otra forma de instalar aplicaciones en el sistema (cerrando Mac OS X como si fuera iOS) hasta personas de poca visión, que sólo son capaces de ver el mundo que les rodea a ellos mismos, y que consideran absurdo un repositorio de aplicaciones con normas, cuando por el mundo tenemos total libertad una vez nos movamos con un sistema operativo abierto en cuanto a la carga de contenidos y aplicaciones como Mac OS X, concepto que comparten todos los sistemas operativos de sobremesa. Incluso hay gente que considera mal que la existencia de la Mac App Store se plantee como una obligación.

Dejemos las cosas claras, y hagámoslo abstrayendo los conceptos. Para ello, lo más importante es que ahora mismo nos deshagamos de todo nuestro conocimiento informático, nos olvidemos de lo fácil y bien que se nos da buscar todo tipo de aplicaciones e incluso de conseguirlas de manera poco lícita, con lo fácil que nos resulta hacer uso de grandes herramientas como iSerial Reader. A partir de ahora hemos de ponernos en la piel de un usuario informático estándar, que acaba de comprar su primer ordenador, que cuando le hablas de cosas como dock, stacks, Exposé o cualquier otra cosa no lo entiende, y que al icono de Safari lo llama, el icono de internet, incapaz de entender qué es eso de Firefox o Chrome. En resumen, un usuario de ordenadores, sin conocimiento de informática e incluso según el caso, sin siquiera interés por tenerlo, pues usa el ordenador para ver las películas que le trae un amigo, para mirar su correo, ver cuatro páginas de noticias y como mucho usar iPhoto para descargar las fotos que hace con su cámara compacta, pero sin saber qué es eso de Faces o Places. No nos engañemos, ese perfil es el más abundante hoy día, y no el nuestro, gente conocedora a medio-alto nivel del mundo informático.

Partiendo de esta base tenemos que tener claro los siguientes puntos para entender por qué tiene todo el sentido la Mac App Store y es un paso adelante que además también será usado por otros sistemas como el propio Windows, más tarde o más temprano.

  • La instalación de la Mac App Store no es opcional, se instala como cualquier aplicación en Mac OS X 10.7 o en el caso de Snow Leopard, sí es probable que sea opcional. El caso es que como tal, la Mac App Store podemos usarla si queremos, sino queremos, pues nada, no la usamos. Esa es la parte más importante a tener en cuenta. Siempre podremos seguir durante toda nuestra vida, usando el sistema operativo como hasta ahora.
  • El usuario estándar es una persona que no sabe cómo buscar aplicaciones, que no sabe cómo instalarlas, y que en su devenir es muy común que haya hecho uso de servicios de timo de la estampita como Softonic, que nos cobra un SMS por la descarga premium de programas gratuitos, fácilmente encontrables por gente que sepa buscar, pero imposibles de encontrar en otro sitio para quien no sepa.
  • Para un usuario estándar, ha sido demostrado que un entorno como la App Store es muy válido y útil, aunque incluso haya gente que teniendo esta opción ni siquiera la usa, como ese tercio de usuarios de iPad que no descargan aplicaciones, porque directamente no saben cómo funciona ni entienden qué es. A ellos, con el icono de internet, el correo y las fotos, les basta y les sobra.
  • Para dicho usuario estándar, lo más fácil es conseguir aplicaciones que sabe van a cumplir una serie de normas de calidad básicas, que no le van a provocar problemas de ningún tipo, que van a tener un precio atractivo, y que le va a resultar fácil encontrar aquella aplicación que cumpla con sus necesidades o expectativas. Esto lo va a tener en dicha Mac App Store.
  • Un usuario estándar no sabe lo que es actualizar, y normalmente tiene el equipo tal cual lo compró, sin actualización de ningún tipo. Un sistema de actualizaciones automáticas como el que proporciona para las aplicaciones la nueva Mac App Store, le viene de perlas.
  • Para un usuario con conocimientos informáticos, los repositorios de aplicaciones para distribuciones Linux son, según el caso, complejos en su concepto. Quien diga que esta Mac App Store es una copia de esa idea, poco conoce o poco ha visto.
  • Apple no ha inventado las tiendas de aplicaciones, pero sí ha conseguido darles el punto de uso y facilidad necesario para que sean un buen lugar de entrada y un sitio donde los desarrolladores puedan llegar más fácilmente a sus clientes.

Con todo esto sobre la mesa, no podemos olvidar que nosotros no somos el ombligo del mundo, y que la Mac App Store va a ser una gran ayuda, y que las aplicaciones instaladas van a hacerlo en nuestro sistema EXACTAMENTE igual que lo han hecho hasta ahora, y ni siquiera vendrán protegidas de ninguna manera, por lo hablar de un jailbreak del sistema operativo o para esta Mac App Store, es ABSURDO pues Mac OS X nunca va a dejar de ser un sistema operativo sobremesa abierto, porque sino Apple se comería sus ordenadores y dejaría de vender. Yo sería el primero que dejaría de usar Apple, porque una cosa es un sistema operativo móvil que es más controlado y que tiene un uso más restringido, y otra un sobremesa que no ha de poner fronteras bajo ningún concepto. iOS y Mac OS X son conceptos completamente diferentes, aplicados en dispositivos completamente diferentes, y aunque parte de iOS pueda aplicarse a Mac OS X, un sistema operativo sobremesa siempre será lo mismo a nivel conceptual y no puede cambiar.

Recordar que incluso la responsabilidad de los sistemas anticopia, recae en la empresa desarrolladora, pues la Mac App Store va a ser como una enorme web, con aplicaciones que sólo encontraremos ahí, y que servirá de plataforma para llegar más fácilmente al usuario. Aplicar miedos o prejuicios de la App Store de iOS a Mac OS X y su Mac App Store, es absurdo.