Según vemos en Patently Apple, la Agencia Europea de patentes ha publicado una procedente de Apple, al respecto de la implementación de chips RFID en el iPhone, uniendo las antenas dentro del panel táctil, de forma que todo él serviría como superficie de transmisión o recepción según el caso.

Como comentábamos ayer como posibilidad de actualización hardware para futuros iPhone, existe la posiblidad más plausible de incorporar un chip de identificación por radio-frecuencia (RFID) que permita la recepción o transmisión de señales que intercambian información de una manera rápida y segura, y que ya se utiliza en algunos entornos comunes como controles de acceso, incluso en tarjetas de crédito.

Según podemos ver en la patente, Apple está trabajando en un sistema de chips RFID con NFC, una tecnología de transmisión inalámbrica de alta frecuencia y rango restringido, que es capaz de intercambiar datos entre dispositivos situados a una distancia de unos 10 centímetros, aproximadamente. Esta tecnología es una evolución de los estándares actuales de funcionamiento por proximidad en chips RFID, incorporando circuitos de recepción y transmisor en un mismo dispositivo. Según la patente, parece que Apple trabaja y depura este sistema desde hace varios años, casi desde el lanzamiento del primer iPhone en 2007.

El objetivo final de Apple es lo que llaman la iWallet (wallet=cartera) o la iKey (key=llave), de forma que a partir de la programación de señales de envío, podríamos interactuar e intercambiar información con cualquier dispositivo que soporte este estándar industrial NFC/RFID.

Como casos prácticos, podríamos ir a un hotel, cargar la clave de apertura de nuestra habitación en una aplicación, y usar el iPhone como llave de la misma. Caducada la clave de seguridad que la cerradura acepta, proveniente del iPhone, dejaríamos de acceder. Todo sin necesidad de dispositivos adicionales. También se puede programar gestión de pagos, monedero… incluso el intercambio de información entre iPhones de una manera fácil y rápida, simplemente diciendo que queremos un contacto para compartir, incluso desde aplicaciones de terceros, y el iPhone detectaría dicha transmisión. Como protocolo de intercambio es más seguro y rápido que el bluetooth. Implementando esta tecnología en otro tipo de móviles que no fueran iPhone, el intercambio de la información sería igualmente transparente para el sistema.

Actuando como lector, el iPhone sería capaz de recibir cualquier tipo de señal procedente de un emisor y traducir a aquello que pueda interesar o interactuar, de igual manera que como emisor de este tipo de frecuencias, podría programar qué se envía y la encriptación que acompañaría al mismo, para securizar las comunicaciones y obtener una respuesta o intervención, según el caso. Suponemos que Apple proporcionará una serie de APIs (librerías) en su SDK para que se pueda trabajar con ello.

Dada la facilidad de activación del chip RFID, como transmisor podría dar función al iPhone para pagar por cosas, servicios, tren, metro, máquinas de venta de entradas, ofertas en comercios, entrar a espectáculos, etc. Como lector, podría usarse para identificar productos, conectarse a internet, buscar sus precios, descripción… pudiendo la tienda poder realizar cambios en tiempo real sobre los productos y optimizar su gestión. Incluso como acumulador de productos que almacenara uno detrás de otro. Podríamos pasar el iPhone por cada producto a comprar y al llegar a caja, pasar el iPhone y que se hiciera el cobro automáticamente sobre el total. Una versión avanzada del sistema Scan & Go que usa Carrefour en algunos centros de España.

Sin duda una muy interesante funcionalidad que no sólo aporta la posibilidad de programar la lectura y emisión de señales, sino también que la antena o fuente de intercambio sea el propio panel táctil.