Si, ya sé que es un poco trillado seguir hablando de la tableta de Samsung, muchos posts le hemos dedicado, sin embargo, desde que hay tantas tabletas en el mercado -algunas ya en venta otras en espera para estar detrás de su respectiva vidriera-, el precio que cada fabricante decide colocar en la etiqueta de su producto es el factor definitivo para el consumidor final.

No podemos negar que Samsung viene haciendo buen trabajo en cuanto al marketing y promoción de su producto pero, ¿600 dólares es un precio adecuado para una tableta como la Galaxy Tab?, obviamente el fabricante es el indicado para sugerir el precio de su producto pero como consumidores que somos tenemos el derecho de estar de acuerdo o no con el precio de lo que vamos a comprar.

Si digo que estoy de acuerdo con el precio estoy seguro que formaría parte de una minoría, por lo que debo explicar mis razones. Desde un principio la Galaxy Tab fue etiquetada como un iPad Killer, lo ideal sería compararla con ésta (hablando de precios, claro). Los precio del iPad comienzan en $500 dólares para la versión Wi-Fi, pero la versión 3G que sería la real competencia para Galaxy Tab tiene un costo de 630 dólares, lo que quiere decir que, como competidor al iPad, ya tiene ventaja en el precio. Además, el hecho de que posea cámara y pueda realizar llamadas (aunque no me causa gracias llamar desde una pantalla de 5 pulgadas, mucho menos de una con 7»), podrían ser uno de los principales atributos para pensar en ella antes que en el iPad.

La razón expuesta anteriormente sería, quizá, el único motivo por el cual estaría de acuerdo con el precio de la Galaxy Tab, sólo en comparación con la tableta de Apple.

7 pulgadas, tamaño adecuado con precio sobrevalorado

He aquí el meollo del asunto donde discrepo totalmente con mi tío Steve, si 5 pulgadas mide la pantalla de la Dell Streak y ofrece una experiencia agradable (claro, con Android como protagonista) ¿Por qué una pantalla de 7 no puede ofrecerla? Yo creo que si puede y muy bien.

Lamentablemente el precio al que nos tienen acostumbrado las marcas con mucho renombre, para mi, no es el adecuado. Dell Streak llegaría con un precio de $500 mientras que la Galaxy Tab costará $600 aproximadamente. Obviamente, el principal factor de estos precios es la exclusividad que pagan las operadoras por encadenarnos a un contrato y engañarnos con un precio menor que a fin de cuentas supera el costo «libre».

Quizá el precio de la Galaxy Tab sea el adecuado al compararlo con productos como el iPad (que sigue siendo un dispositivo caro), pero si nos abrimos camino a dispositivo como la gama que ofrece Archos nos damos cuenta que es posible fabricar tablets con precios que no superen los $400.

Claro está, la operadores y fabricantes deberían pensar más en el consumidor, sus clientes antes de pretender tener acciones con precios superiores a los $300 dolares. Pero claro, esto nunca va a pasar.

Ustedes qué piensan, ¿Pagamos $600 por la Galaxy Tab?