A principios de septiembre se anunciaron varias novedades en mundillo Apple y entre ellas figuraba la décima versión del popular programa iTunes. Entre las caracerísticas más destacadas de este software se encontraba AirPlay, una evolución de AirTunes, un sistema que permitía realizar streaming de la biblioteca musical del usuario a dispositivos compatibles con el mismo. Desde entonces ha habido ausencia total de dispositivos compatibles con dicha certificación, pero eso va a cambiar pronto de la mano de Marantz. El conocido fabricante de dispositivos de sonido ha presentado el que dicen es el primer dispositivo certificado para ser utilizado con AirPlay.

El dispositivo es a simple vista un equipo de sonido normal y corriente, pero tiene algunas características bastante interesantes. Por ejemplo, aparte de la ya mencionada compatibilidad con AirPlay, permite la conexión directa con un iPod o un iPhone mediante el cable USB, de forma que no es necesario realizar streaming para acceder a la música que tengamos almacenada en ellos. Opcionalmente, también tendremos la posibilidad de realizar streaming mediante bluetooth, lo cual, junto con la compatibilidad con DLNA, hace que podamos utilizar el Marantz Melody Media con otros dispositivos que no sean de Apple.

El Marantz Melody Media viene preparado para ser utilizado con altavoces de hasta 60W, una unidad de CD capaz de leer discos con archivos codificados en MP3 o WMA, y permite sintonizar emisoras DAB, el equivalente en radiodifusión a la TDT.

La gran pega es, como no podía ser de otra forma, las 500 libras (unos 573 euros) que costará cuando llegue a los comercios a lo largo de octubre. ¿Cuál es la trampa? Que el Marantz Melody Media no es compatible con AirPlay por defecto, sino que hay que desembolsar 40 libras más (casi 46 euros) por la actualización de firmware que llegará en noviembre y que añadirá esta característica que, por otro lado, es uno de sus principales atractivos.

Se mire por donde se mire, no hay forma de verle sentido a esta estrategia. Están vendiendo el dispositivo como el primero compatible con el sistema de streaming de Apple, pero cuando lo adquieres en la tienda realmente no tiene incorporada esta caracerística. En mi opinión, es una estrategia comercial que roza la publicidad engañosa que no se debería de permitir. Y vosotros, ¿creéis que es ético vender de esta forma un producto?