La mala publicidad en torno al iPhone 4 no para. Si antes era el antennagate y luego el glassgate, ahora se ha sabido de que es un dispositivo mucho más vulnerable que su antecesor el iPhone 3GS. Nada más y nada menos que un 82% más de posibilidades de sufrir daños, lo que lo convierte en una cifra considerable, sobre todo porque hablamos de dos modelos de la misma compañía separados por un año.

El estudio ha sido generado por SquareTrade, una de las empresas más importantes en seguros para gadgets que existen, tras analizar los casos de más de 20.000 iPhones 4. De modo que no podemos esgrimir la excusa de que será una estadística realizada con una base pobre de aparatos.

Pero ahí no queda la cosa, pues los otros dos datos también son preocupantes, por un lado los problemas relacionados con el cristal del gadget superan en un 82% a los presentados con el iPhone 3GS. Otro obstáculo más en el nuevo diseño. Aunque pensándolo bien, no sé si en esa cifra habrán tenido en cuenta que el iPhone actual tiene el doble de cristal que el anterior, si es así la cifra sería hasta buena.

Por último, el dato más preocupante desde mi punto de vista es que, haciendo una extrapolación de los datos actuales, el 15% de los poseedores de un iPhone 4 van a tener roturas en este antes de que cumpla el año. Me parece una barbaridad, porque supone que uno de cada siete compradores sufrirán daños. Por lo pronto por mi parte llevo una semana con mi iPhone 4 y estoy encantado. Pero claro, nunca se sabe, el iPhone 3G se cayó 4 o 5 veces y nunca le pasó nada (hasta esquió bajando una pista sobre la nieve), creo que con este deberé tener más cuidado.

Por cierto, ¿y a vosotros qué tal os va? ¿Habéis sufrido algún problema físico con el iPhone 4?