Hace unos días que Sony dejó de fabricar los famosos Walkman. Por extraño que suene, por alguna razón Sony seguía fabricando los Walkman en el 2010, claro que tampoco es lo más raro que se ha visto, recuerda que hasta no hace mucho se seguían fabricando disquetes.

Lo cierto es que seguramente la fabricación de walkman sería puramente anecdótica y quizá sea una forma de decir al mundo que Sony deja de fabricar componentes o cualquier cosa relacionada con el Walkman más que “dejan de producir estos reproductores”. Pero de cualquier forma, me pregunto: ¿cómo muere un formato físico hoy en día?

Los cassette se crearon como respuesta portátil a los vinilos, pese a que la cinta magnética llevaba mucho tiempo funcionando como formato para almacenar datos antes de la aparición en masa del cassette, se podría decir que no fue hasta 1964 cuando Philips empezó a fabricar en masa este formato para guardar y reproducir música.

En 1979 Sony presento su primer Walkman enfocado como un producto bastante novedoso que sólo servía para escuchar música, un producto joven y revolucionario, era completamente portátil.

El formato cassette se popularizó muchísimo, destronando para siempre a los vinilos como formato más vendido para escuchar música, pese a que se seguía —y se sigue— usando bastante los vinilos por la calidad que ofrecen en comparación con los medios “digitalizados”.

Los cassette se popularizaron y con ellos una nueva forma de compartir música, por primera vez se empezó “a piratear música”, aparecieron los cassettes vírgenes y los equipos de música con doble pletina para poder poner en una el cassete original y en el otro el cassete virgen. Eran tiempo difíciles, en los que para grabar un cassette tenías que esperar todo lo que durase el cassete ¡por ambas caras!

Para el recuerdo nos quedará el famoso cartel de que la piratería de cassettes mataría la industria musical, cuando en realidad lo único que hizo fue popularizarla muchísimo más, antes y ahora, “la piratería” o el compartir copias de tus canciones o discos lo único que provoca es la popularización de la música, la que sea.

Era del CD

Realmente la era del CD empieza con el LaserDisc, un formato digital que permitía almacenar datos de una forma más segura y duradera en comparación con los vinilos y los cassettes. Se necesitaba un nuevo tipo de lector láser para reproducir estos discos. En 1978 se llamaba Discovision pero no fue hasta finales de los ’80 cuando se le empezó a llamar LaserDisc. Como nota curiosa, el LaserDisc se creó en 1958 y fue patentado en 1961.

Del LaserDisc pasamos al CD, una evolución de este formato, que realmente empieza a explotarse en 1979, gracias a la unión entre Sony y Philips, quienes sin duda fueron las culpables de que se empezase a popularizar durante los ’80 y ’90. Durante esta época un CD era capaz de almacenar entre 650 870 megas, con una versión más pequeña de 8 centímetros de diámetro que almacenaba unos 200 megas.

También hay que tener en cuenta el MiniDisc, un formato óptico similar al CD pero de un tamaño mucho menor y encerrado en una caja de plástico que daba unos 80 minutos de audio. Este formato fue muy popular en Japón, pero en el resto del mundo no se puede decir que fuese así. Es cierto que se vendieron reproductores y discos en este formato, pero por lo menos en Europa la acogida no fue muy buena.

La verdad es que es el típico ejemplo de un modelo cerrado (nunca mejor dicho) porque era un formato creado por Sony, para los reproductores Sony y encapsulados en una caja de plástico para asegurarse de que no es posible copiarlos, pese a que se pudo.

En esta época los Walkman empezaron a llamarse DiscMan, era la marca que Sony le dio a sus reproductores de CD portátiles, que funcionaban con un par de pilas de tipo AA. Aun se siguen vendiendo de estos, quizá dentro de poco escuchemos que Sony ha parado la producción de estos reproductores. Una pena, aun tengo en algún lado uno de estos reproductores que me llevaba a las clases de instituto.

Era del MP3

Walkman y DiscMan se vendieron muy bien, fueron reproductores para los formatos de moda que Sony ayudó a imponer en el mercado, pero con la era del MP3 todo se empezó a torcer. Los primeros reproductores empezaron a verse en las tiendas a finales de lo ’90. Mención especial al Rio PMP300, uno de los primeros reproductores MP3 y en aquella época el más vendido, hasta que algo pasó: Apple introdujo el iPod.

Se podría decir que los reproductores de MP3 llegaron en un momento donde el CD seguía siendo el rey, no lograron cautivar a muchos que no fuesen los early adopters de los ’90, pero cuando Apple introdujo el iPod todo cambió.

Apple presentó el primer iPod en 2001, el resto es historia, pero el iPod fue el reproductor de audio portátil que cambió y mató definitivamente al cassette, LaserDisc, CD y casi cualquier otro formato que por ahí aun queda vendiéndose, aunque sea a duras penas.

El iPod era el reproductor que más capacidad ofrecía, que mejor calidad de audio permitía, el más rápido y mejor diseñado. Era un producto de Apple inicialmente pensado para los productos de Apple con iTunes que apareció como gestor de música para los ordenadores Mac OS. Apple no tardó mucho en ver como el iPod era algo grande y tenía mucho futuro, por lo que inevitablemente se abrió a los usuarios de Windows.

Evolución de Walkman

Desde el primer modelo comercial hasta la llegada del LaserDisc, del CD con sus DiscMac, el MiniDisc, los primeros reproductores MP3… Lo cierto es que Sony nunca ha dejado de intentar volver a los primeros puestos de los reproductores personales.

Recientemente Sony lleva unos años volviendo a empujar con fuerza la marca Walkman con sus reproductores MP3. Estos reproductores han sido bastante castigados durante sus inicios porque eran bastante simples y no ofrecían nada nuevo, pero hablamos de Sony, guste o no sigue siendo una de esas empresa internacionales con muchísimo peso y poco a poco le han ido comiendo terreno a Apple en los reproductores, siendo noticia no hace muchas semanas ya que lograron llegar a ser la marca de reproductores más vendida en Japón. Aun no sabemos si sigue manteniendo esta posición con los nuevos iPod nano, Shuffle e iPod Touch.

El futuro de Walkman, de los Walkman capaces de reproducir MP3 al igual que todos los reproductores de música es ir desapareciendo poco a poco, es inevitable cuando los teléfonos empiezan a ser los reproductores más usados.

Sony ha hecho historia con Walkman, pero como todo en esta vida, tiene que desaparecer tarde o temprano, lo ha hecho con los cassettes y pronto tendrá que llegarle el momento a los reproductores para pasar a ser… ¿quizá un software para reproducir música en los móviles de Sony Ericsson?