AirPrint, es esa gran maravilla que nos permitirá imprimir de una manera fácil desde cualquier dispositivo iOS con soporte de multitarea, y que le dará una nueva usabilidad y funcionalidad increíbles, no sólo a los hermanos menores, sino principalmente al iPad. Tras probar la impresión, puedo decir que esta es como todo lo que hace Apple: fácil, rápida y bien acabada. La impresión de fotografías, páginas web o emails (el contenido que por ahora es susceptible de imprimir) se imprime sin ningún problema y a una velocidad sorprendente, sea cual sea la impresora donde probemos. La única condición, que esta esté compartida en un ordenador conectado a la misma red de nuestro dispositivo iOS. Así de simple.

Como siempre la configuración en Mac es bastante más sencilla que en Windows, pero con un problema: en Windows es más versátil en cuanto a sistemas operativos y en Mac, por ahora, está limitada únicamente a la instalación de la versión 10.6.5 de Mac OS, de forma que, salvo cambios antes o después del lanzamiento, el resto de versiones de Mac OS se quedarían sin esta funcionalidad. Espero que Apple cambie esto y, al menos, supedite esta funcionalidad a la instalación de iTunes 10.1, como en el caso de los ordenadores Windows, lo que dejaría el listón en Mac OS X 10.5 y, por lo tanto, ordenadores pre-Intel podrían acceder a esta gran funcionalidad.

Configuración en Mac

Preferencias del Sistema, Internet y conexiones inalámbricas, Compartir y marcar el check a la izquierda que reza: Compartir Impresora. Hecho esto, de nuevo en la Preferencias del Sistema, Impresión y Fax y marcamos el check Compartir esta impresora en la red.

Por ahora, como hemos dicho, sólo funciona si tenemos instalado Mac OS X 10.6.5, que actualmente está en fase beta para desarrolladores. Una vez le demos a imprimir en iOS, buscará la impresora, la encontrará y nos permitirá imprimir.

Como nota complementaria, a partir de ese momento cualquier Mac que esté en la misma red que la impresora compartida, podrá verla e imprimir en ella sin ninguna configuración. En el caso de Windows, tendríamos que instalar los servicios de impresión Bonjour para poder imprimir desde este hacia una impresora compartida en un Mac. En mi experiencia es mucho más eficaz imprimir de Windows a Mac que al contrario.

Configuración en Windows

Para la configuración en Windows necesitamos tener instalado iTunes 10.1 en nuestro equipo (que ahora mismo está en beta). Al hacerlo, nos instalará un nuevo servicio de Windows, el de la impresión inalámbrica AirPrint. Dicho servicio se activa desde el menú preferencias del programa, en la opción compartir, en la parte inferior, marcamos “Activar impresión con AirPrint”. Hecho esto, se iniciará el servicio en modo automático, de forma que se arrancará con el resto de servicios de Windows y por lo tanto no será necesario tener abierto iTunes.

En ese momento es cuando las impresoras que tengamos compartidas en el equipo aparecerán como disponibles. Para compartir en Windows una impresora, vamos a Impresoras, seleccionamos la que queramos, botón derecho, propiedades y elegimos la pestaña Compartir. Marcamos que comparta la impresora (da igual el nombre pues iOS nos mostrará siempre su verdadero nombre, marca y modelo) y pulsamos Aceptar.

En el caso que tengamos Windows 7 o Vista, el procedimiento es un poco más complejo, por la propia configuración de Windows.

Debemos tener activada la cuenta de invitado del sistema, para que cada vez que imprimamos no nos pida usuario y contraseña de una cuenta de usuario autorizada en el equipo que comparte la impresora. Nos daremos cuenta si la cuenta de invitado está activada o no porque al ir a imprimir nos aparecerá un candado cerrado a la derecha del nombre de la impresora. Para activar la cuenta de invitado, hemos de ir al Panel de Control, Cuentas de Usuario, decir que queremos Administrar otras cuentas y cuando veamos la cuenta Invitado (normalmente con icono de un maletín) asegurarnos que está activada. Si no, pulsamos en ella y la activamos. De esta forma, podremos imprimir libremente sin tener que dar un usuario y contraseña de un usuario de Windows. Esta cuenta de Invitado activada no tiene ningún problema de seguridad pues un usuario estándar de entrada al equipo, pero sin ningún privilegio de acceso ni a archivos del sistema ni a archivos de otros usuarios.

Todas las pruebas que hemos realizado han sido altamente satisfactorias y sin ningún problema, con la gran ventaja que una vez activado el servicio en Windows, ya lo tendremos disponible para siempre nada más arrancar este, repetimos, sin necesidad de tener iTunes 10.1 arrancado y funcionando. Una advertencia, no se os ocurra desinstalar iTunes después de esto, pues este borrará todos sus servicios, entre ellos el de AirPrint, así que si estáis usando otro software diferente a iTunes (por preferencias personales) aún así, debéis dejar iTunes instalado en el equipo.

Para los usuarios de Linux, por ahora, no existe posibilidad ninguna salvo que lo hagan a través de un Windows emulado.