Al final será verdad ese comentario creciente que detecto en los comentarios de usuarios de esta web, según el cual los usuarios de iPhone se dejan llevar mucho por la plasticidad y estética, sin valorar tanto la funcionalidad en sí del terminal. Resumiendo: mucha forma y poco fondo.

O al menos eso parece cuando ves que aplicaciones como Ugly Meter se encaraman entre las más vendidas de la Apple Store. Podría entenderlo en caso de ser una aplicación gratuita, la típica que te instalas y desinstalas en un plazo de 2 minutos, una vez has constatado que efectivamente la app es un churro. ¿Pero pagar (por poco que sea) por esto??

Analicemos el funcionamiento del programa.

Ugly Meter analiza una foto del usuario, puntuando del 0 al 10 el nivel de fealdad (a más puntos, más feo). Según los desarrolladores (Dapper Gentlemen), el programa mide los diferentes puntos de simetría en la cara, contrastándolos con ciertas medidas oficiales de lo que se considera belleza.

Gracias al Daily Mail, podemos ver cómo el programa falla más que una escopeta de feria.

Aquí vemos 2 buenos ejemplos, con dos bellezones como Danii Minogue o Christina Hendricks a quién Ugly Meter valora con un 9,8 y un 10 respectivamente, y con comentarios como “eres tan fea que podrías hacer llorar a un ojo de cristal” o “eres tan fea que servirías de modelo para amenazar de muerte”. Y a pesar que lo del ojo de cristal tiene su gracia, valorar con un 10 sobre 10 a ese objeto de lujuria universal que es la actriz de Mad Men tendría que ser pecado mortal.

Algo de esto ya sabían los programadores, cuando ellos mismos confesaron que el reconocimiento facial completo requiere imágenes tridimensionales, con lo cual todo lo que pueda hacerse desde una foto 2D a través del iPhone es incompleto.

Tomemos todos nota que las apps que se cuelan entre los primeros puestos de las más vendidas significan unos ingresos de unos 100.000 USD al día. Nota mental para mí mismo: ¡¡apúntate de una vez a un curso de programación para apps de móviles por Dios!!!