El otro día discutía con un amigo, que está pensando cambiar su pequeña compacta, sobre por qué debería comprarse una DSLR y no una compacta avanzada. Aunque no me ha convencido reconozco que hay un gran sector que duda si adentrarse o no en el mundo de las DSLR y al que reconozco que no le interesaría. Vamos a suponer que tienes una cámara compacta sencilla a la que ya le has sacado todo el jugo que puede ofrecerte, no dejas de comparar tus imágenes con las de otros y quieres progresar en la fotografía pero sin excesos. Si es tu caso veremos varios motivos por los que no debes comprar una réflex.

  • ¿Qué fotografías puedes hacer con una DSLR que no puedas hacer con tu compacta?. Si la respuesta, por mucho que te pese, es ninguna pero aun así quieres un plus de calidad deberías ahorrarte el dinero y optar por una compacta avanzada.

  • El tamaño importa. Adoras llevar la cámara a todas partes, en un bolsillo de la chaqueta o enganchada en la mano permanentemente pero cargar con peso te supone un problema. Las DSLR son cámaras pesadas y voluminosas, llevarlas a todas partes no siempre es posible. Si crees que acabarás cansándote y dejándola en casa mejor buscas una compacta avanzada o una cámara sin espejo.

  • Gatillo rápido. Si, fotográficamente hablando, eres de disparar antes de preguntar deberías ser consciente de que pagar una buena suma de dinero por una DSLR para usar el modo automático es un poco absurdo. Las compactas son perfectas para las fotografías espontáneas que se roban en las fiestas con los amigos.

  • Calidad. Es cierto que no es comparable la calidad de los resultados que se obtienen con una DSLR y una compacta pero si no piensas hacer grandes impresiones en papel y tus fotografías no van a salir del monitor del ordenador o de un marco digital entonces una compacta avanzada es una gran opción.

  • Precio. Esto es importante. Si bien las réflex hoy en día tienen unos precios muy atractivos y competitivos siguen siendo más caras que las compactas.

En resumidas cuentas: Si quieres mejorar la calidad de tus fotografías sin invertir excesivo dinero y ante todo quieres un producto liviano para poder llevar a todas partes la mejor opción es una compacta con funciones avanzadas que permita algunos controles manuales. Por poner un ejemplo, la Serie G de Canon se mueve en este sector.

Foto: bsabarnowl