Generalmente cuando estamos haciendo fotografías, evitamos la aparición de sombras, aprovechando los ángulos favorables de la iluminación o quizás empleando algún accesorio que nos ayude a eliminarlas o atenuarlas. Las sombras pueden agregar mucho a una fotografía. Se pueden destacar las emociones, crear imágenes surrealistas, y ser usadas en una variedad de maneras. Si bien el uso fuerte de las sombras en fotografías en color tiende a ser utilizado principalmente en siluetas, también puede aparecer en una gran variedad de fotos en color. Para algunos, sin embargo, las sombras son más poderosos cuando se utilizan en fotografías en blanco y negro.

La fuente de toda fotografía es la luz, sin embargo, siempre que hay luz hay sombras. La luz suave es generalmente la más fácil para trabajar porque con ella se crean sombras suaves, pero, la luz suave también puede resultar insuficiente al momento del disparo. Si sabemos cómo usar las sombras en los lugares correctos podemos agregar drama a cualquier fotografía. Acá les dejo algunas ideas de cómo aprovechar las sombras en nuestras fotografías.

1. Puedes buscar las sombras.

Por supuesto, la mejor fuente de sombras es la luz solar natural, pero puede también se crear el efecto empleando un flash electrónico o las lámparas de tungsteno. Fotografiar las zonas de niebla que se encienden por el sol le dará una fotografía una sensación borrosa, suave y llamativa. Para agregar fotografía drama se puede aprovechar la luz del sol que pasa a través de los árboles o que cae sobre el agua. También puede usar el efecto de sombreado del sol para capturar la nieve, el rocío, y la vegetación.

2. Levantarse temprano y quedarse hasta tarde.

Cuando estamos haciendo fotografías de exteriores se pueden usar las largas sombras producidas por el sol en ángulo bajo, con la intención de dirigir el ojo del espectador en una ruta determinada a través de la fotografía. Las sombras pueden ser muy llamativas y demanda la atención del espectador tan pronto como se ven. Durante el día las sombras tienden a caer plano y ancho y se puede utilizar de múltiples maneras.

3. Hacer de la sombra el tema principal.

En lugar de tratar de huir de las sombras, es recomendable incorporarlas en nuestra composición. Para una fotografía convencional, pero creativa la sombra puede ser un elemento clave. Mantener los ojos abiertos durante nuestras salidas para apreciar las proyecciones de sombra sobre el suelo o en el lateral de un edificio. El centro de las sombras, la sombra, es oscuro y profundo. Los bordes de la sombra, la penumbra, son suaves y apagados. Si la fuente de luz es cierto que no se consiga el efecto de penumbra, pero en el fondo en lugar de sombra oscura. Esta es la mejor manera de capturar una sombra clara.

4. Aprovecha las siluetas.

El uso de siluetas es una excelente manera de aprovechar el poder de las sombras. El tema debe ser fácilmente identificable por el espectador. Trata de usar las aves, personas, edificios, figuras, flores, árboles, o lo cualquier elemento que te puedas imaginar. El espectador debe ser capaz de decir lo que la imagen es tan pronto como se mire.

5. Seamos creativos

En lugar de odiar a las sombras podemos entender su funcionamiento, utilizarlas y trabajar con ellas. Las sombras existentes en una fotografía pueden crear el contraste y la intensidad. Las sombras también pueden crear líneas interesantes que no siempre ocurren en la naturaleza. Cualquier distorsión puede ser usado para crear un tema interesante para sus fotografías

Ahora con estas ideas podemos experimentar, los invito a compartir sus resultados.

Foto: Sharon Pruitt