Cuando hasta la misma Google tiene que salir a la palestra para reconocer que las versiones actuales de Android no están optimizadas para los tablets, es que hay algo que realmente debería preocupar a las empresas que tienen previsto lanzar sus tablets con el sistema operativo del androide verde. Si además Samsung reconoce que hay varias aplicaciones en el Android Market con problemas de reescalado en su inminente Galaxy Tab, a los que esperamos una alternativa más económica al iPad se nos deberían encender las alarmas.

Como sabemos, el tablet de Samsung tendrá una resolución de 1024×600. Sin embargo, parece ser que hay varias aplicaciones que no realizan bien el reescalado de la resolución máxima de Android, 800×400, para aprovechar toda la pantalla del Galaxy Tab. Lo peor de todo es que dado que el factor que limita la resolución está en el sistema operativo, todas las tablets que vengan con Android 2.2 sufrirán el mismo problema con estas aplicaciones que, todo hay que decirlo, es sólo un pequeño porcentaje de las disponibles en el Android Market.

A Samsung este problema no le afectará demasiado pues ya anunciaron que Galaxy Tab vendría con aplicaciones propias de la compañía coreana. Pero no creo que éste sea un problema que haya que despreciar, especialmente cuando el lanzamiento de buena parte de estos tablets con Android es inminente. Todo este asunto viene a demostrar una cosa: precipitación. Ante el éxito del iPad ninguna empresa ha querido quedarse atrás y no han tenido la paciencia suficiente para esperar a una versión adecuada de Android (¿tal vez Gingerbread?), o incluso a Chrome OS que, por otra parte, corre riesgo de nacer muerto directamente.