Podemos adular a Apple hasta la extenuación, no cabe duda de que es una compañía de grandes virtudes pero también tiene, como todas, importantes aspectos a criticar. El más común, su política de precios. Aún hay muchas personas que se preguntan porqué un ordenador de los de la manzana cuesta el doble que cualquier PC. Podríamos exponer toda clase de argumentaciones pero al final seguirían sin cuadrarnos las cuentas.

Apple vende con márgenes de beneficios no altos, sino estratosféricos y eso como consumidor (fiel además) me provoca bastante resquemor. Sensación que se hace más intensa ante informaciones como ésta. Que ese iPod nano que nos han presentado como todo un ejercicio magistral de diseño y tecnología se fabrique por menos de 50 dólares vendiéndose por el triple es reprochable cuanto menos.

El sexto iPod nano es el segundo iPod más barato de producir en la historia de Apple, sólo superado por los $40.80 de su hermano de cuarta generación.

Aunque pudiésemos pensar en su pantalla táctil como el elemento que más encarece el conjunto, lo cierto es que ésta apenas alcanza los $12. Los 8GB de memoria flash de Toshiba y los 64MB de RAM de Samsung presentan los costes más altos ($14.40). El procesador ARM se produce por $4.95. El resto de componentes internos (acelerómetro, sintonizador FM…) apenas si alcanzan en suma los 4 dólares. Por último tendríamos que considerar la carcasa y demás elementos incluídos en el paquete.

Muchos alegaréis que el marketing, la investigación y la distribución también influyen en los $149€ del reproductor pero aún así esta minuciosa disección encuentra una diferencia más que notable entre precio de fabricación y final. No podemos decir nada al respecto: todas las compañías buscan beneficios, todas necesitan márgenes, pero los de Apple me resultan excesivos. Lo seguirán siendo mientras acudamos a comprar lo que nos vendan al precio que dictaminen aún a sabiendas de que no vale lo que cuesta.

Vía: iPodnn