Página principal nueva web ZARA

Ayer se estrenó la nueva web de ZARA, un nuevo portal en el que estrenan su primera tienda virtual. Sí, por increíble que parezca, una de las mayores cadenas de distribución textil del mundo, con presencia en 72 países y más de mil cuatrocientas tiendas, no tenía una tienda en internet.

Esto no sería más que una noticia de relleno de un informativo si no hubiésemos asistido a una de las puestas en producción más traumáticas y, por qué no decirlo, peor planificadas y ejecutadas de la historia, máxime si tenemos en cuenta que ZARA y, por tanto, el grupo INDITEX, son un ejemplo empresarial y que es caso de estudio en escuelas de negocio y universidades por su modelo de gestión, su funcionamiento o sus políticas de RRHH.

A partir de hoy, dentro del mundo web, también será un caso de estudio, pero de lo que no se debe hacer.

¿Cuál ha sido el primer fallo?, en mi opinión anunciar a bombo y platillo que estrenaban tienda en internet el jueves 2 de septiembre. ¿Por qué lo considero un error?, porque si no has planificado correctamente el apagón de la vieja web y el arranque de la nueva, anunciándo el estreno por todas partes, vas a tener muchos ojos encima del proceso, como ha sido en este caso.

Desde el miércoles por la noche, ríos y ríos de tinta virtual, a través de Twitter, han estado siguiendo, paso a paso, cualquier avance en el arranque de la nueva web.

A las 0:20 empezábamos a encontrar los primeros hashtags en Twitter relativos a ZARA, #ZARA y #ZARAday, en el que nos anunciaban que habían retirado la antigua web y habían colocado un bonito fondo blanco con el mensaje «Estamos actualizando la web. Enseguida volvemos», es decir, casi que faltaba un gif animado con el obrero de la construcción indicando «Site under construction» que se usaba hace más de 10 años:

Sitio en construcción según ZARA

Así pasó la noche, hasta que a la mañana siguiente, tras la puesta en servicio de la nueva web, comenzábamos a leer en Twitter que ésta se parecía demasiado a otra tienda virtual de moda, Net-a-porter.com, pero bueno, teniendo en cuenta que el modelo de negocio de INDITEX es precisamente el de copiar tendencias de otros diseñadores e implementarlas a menor precio, pues casi que se dejaba patente la marca de la casa.

Tras navegar por la página vamos encontrando los primeros fallos:

  • Urls poco o nada amigables: http://www.zara.com/webapp/wcs/stores/servlet/product/es/es/zara-sales/11026/12667/Billetero%2Bde%2Bpiel%2Bcon%2Bpulsera%2Bde%2Bmano

  • Errores sin depurar, por ejemplo, al entrar en un producto:

Error web ZARA

  • Y lo que más llama la atención, encontrar en portada que existe una App para iPhone / iPod y al darle a descargar, descubrir que ni siquiera está aún disponible:
    Errores App ZARA en iTunes y en navegador web

No todo quedó en eso, durante la mañana del estreno, al buscar ZARA en Google podíamos leer lo siguiente:

ZARA en Google durante el estreno de su web

Quizás este haya sido el fallo que más se ha propagado en la red y el primero que han corregido, porque dejar sin rellenar la información del sitio es algo bastante grave. Personalmente no lo considero un despiste, está casi rozando la pura negligencia.

Y como todo pastel tiene una guinda que lo corona, la web al final acabó caída durante un buen rato.

Por cierto, ¿qué tal está la web?, pues he de reconocer que el diseño me ha gustado, es una web bastante limpia, con un diseño cuidado en el que se presta bastante atención al catálogo (al fin y al cabo, es lo que pretenden vender), sin embargo, todos estos fallos, sumados a errores con javascript en Google Chrome, que está concebida a la antigua usanza y se potencia un registro previo para poder comprar (si bien hay que rebuscar mucho para encontrar la posibilidad de comprar sin registrarse), te hacen pensar mucho.

Ser una gran empresa, un peso pesado, no implica que lo vayas a ser también en internet. Muchas de las grandes compañías, ligadas al comercio tradicional, no prestan la suficiente atención a sus tiendas virtuales. Suelen ser sitios con contenidos muy estáticos y poco dinamizados, con secciones que no funcionan o con errores de javascript que acaban aburriendo al usuario más paciente. En fin, que un grande como ZARA haya esperado hasta el año 2010 para abrir su tienda virtual, y encima de esta manera, te hace que te plantees muchas cosas sobre las grandes compañías y su visión de lo que debe ser su presencia en internet.

En el mundo virtual, no siempre sobrevive el más grande…