Tarde o temprano, nuestros padres nos dicen: «no hables con extraños». Un buen ejemplo de esto es ChatRoulette, ese servicio que estuvo en boca de todos por ofrecer videoconferencias con desconocidos, pero luego fue noticia por los depravados que practicaban exhibicionismo virtual. Tras varios meses padeciendo este problema, se anunció una versión que incluiría un asombroso detector de penes, pero esa (poco creíble) función nunca llegó y la historia sigue igual.

Entre todos los clones que aprovecharon el furor, surgió BlurryPeople, un sitio que toma el concepto de cita a ciegas para crear una experiencia placentera o, en otras palabras, sin tanta pornografía en tiempo real.

Como ocurre en ChatRoulette, se nos asigna un interlocutor al azar, pero su imagen aparece fuera de foco. La única forma de ajustar su nitidez, es hablando durante varios minutos. Sus creadores aseguran que, de esta manera, permiten conocer a alguien antes de que entren en juego las apariencias. Y realmente saben de esto, ya que también administran el sitio holandés de citas Paiq.

Aunque en Internet existe gente para todo, el tiempo prudencial para mostrar un video decente, sirve como disuasión para quienes buscan transmitir imágenes sexuales. Por si no alcanza con eso, existe un sistema de calificaciones para determinar quiénes son los usuarios más fabulosos, en base a su aspecto y parámetros como amistoso o interesante.

Quienes deseen ir más allá, pueden obtener una cuenta, que les brindará más funcionalidades. Así, es posible guardar una agenda de contactos con las cuales volverían a conversar y, de acuerdo con los votos positivos conseguidos, también reciben el derecho de otorgar puntajes negativos o acceder a un buscador por sexo, edad, o calificación mínima.

Con estas características, hacemos las veces de moderadores de la plataforma, al mismo tiempo que descubrimos otras personas, muchas veces fabulosas. Un interesante equilibrio entre azar, anonimato y control, que permite mantener conversaciones más seguras. ¿Le alcanzará para convertirse en furor, o tantos detalles abrumarán a quienes lo utilicen?

Vía: SocialTimes