Las aplicaciones de la App Store pueden ser bastante económicas pero, si no se toman suficientes recaudos, cualquier inconveniente resultará muy costoso. Tuvimos un ejemplo en julio cuando hackearon miles de cuentas y Apple bloqueó a un desarrollador, mientras que los afectados debieron gestionar reembolsos ante sus bancos. Lamentablemente, la historia se repitió, pero esta vez con PayPal como gran protagonista.

Varios usuarios comenzaron a protestar a través de Twitter y Facebook porque, de la noche a la mañana, encontraron decenas de pagos no autorizados de software, música y vídeos, representando gastos por miles de dólares. Por ejemplo, uno de ellos recibió un cargo por más de $ 7400, pero congeló la operación antes de que se transfirieran los fondos.

¿Qué ocurrió? Según los comentarios de la compañía, esta vez no fueron comprometidos los sistemas, sino que las sospechas apuntan a prácticas habituales de phishing. De esta manera, quienes hayan sufrido el robo de su contraseña de Paypal o iTunes, se convirtieron en víctimas de estas compras fraudulentas.

La solución, aparte del obvio reclamo ante la tienda, es ingresar al Centro de resoluciones que ofrece el sistema de pagos y registrar una queja. La compañía ya está al tanto del problema y anunció que devolverá los importes cobrados indebidamente.

Mientras tanto, para quienes no sufrimos este inconveniente, es un nuevo llamado al sentido común. El consejo obvio es cambiar cuanto antes las claves de ambos servicios, que sean seguras y no repetirlas en otros sitios. Además, cada vez que hagamos un pago, conviene comprobar los certificados de seguridad (el candado) y que iniciemos sesión dentro del dominio https://www.paypal.com.

Vía: AppleWeblog