Una de las claves del éxito del iPhone es, sin duda, su App Store. Esa tienda virtual a modo de bazar chino del extrarradio urbano en la que encontrar absolutamente cualquier cosa que se busque: desde aplicaciones puramente ofimáticas a las enteramente lúdicas que, de hecho, han conseguido posicionar a la plataforma como un sistema de entretenimiento electrónico más.

Las compañías saben que no existe servicio alguno que supere a éste en compradores potenciales. Si a ello sumamos los bajos costes de desarrollo de la mayoría de apps y los importantes beneficios que pueden obtener con un poco de suerte, no es de extrañar que la mayoría de aplicaciones del App Store sean pagadas y que su número haya superado ya el cuarto de millón.

Así, el pasado sábado, 148Apps registró un total de 252.227 aplicaciones disponibles para iPad y iPhone, habiéndose determinado unas 225 mil apps el pasado junio. En comparación con sus competidores la App Store sale ganando claramente: el Android Market tiene más de 100.000 aplicaciones y el BlackBerry App World en torno a las 9.000 pese a tener una base instalada de dispositivos mucho mayor.

En Android Market, además, predominan por el contrario las apss gratuitas (64% del total frente al 70 por ciento de las pagadas en la App Store) lo que puede deberse al mayor número de amantes del código abierto en la plataforma, que suele ser más partidario de la distribución gratuita de sus creaciones.

Como estadísticas adicionales destacar que el precio medio por aplicación en la App Store es de 2.67 dólares y que la tipología predominante es la de los libros con 43.759 apps seguida por la categoría de juegos (36.646).

Vía: Electronista