Pasó otro mes y la cuota de mercado de los navegadores sigue marcando la recuperación de Internet Explorer, mientras que Firefox continúa en claro descenso, en una tendencia que inició a fines de mayo.

El browser de Microsoft ganó un 0,42% respecto de junio, pese a no que no pone suficiente empeño en corregir vulnerabilidades. En la misma sintonía se encuentra Safari, cuyo aumento del 0,24% le permitió superar por primera vez el 5%, probablemente gracias al lanzamiento de la versión 5.0 y la llegada de su galería de extensiones hace unos días.

En la otra vereda, el mayor perdedor fue el navegador de Mozilla, quien ya se encuentra por debajo del 23%. En dos meses ya cayó un 1,41%, con un ritmo que se acelera con el paso del tiempo, porque en julio fue del 0,9%. De todas maneras, sumó un nuevo hito en su portal de extensiones, y su versión 4 (que promete bastante) llegó a beta, mientras todos echamos un vistazo a Tab Candy. Tal vez la promesa de mejores recompensas por descubrir fallos de seguridad, similar a la de un Chrome que perdió el 0,08%, debió comenzar un poco antes.

Mención especial para Opera que, tras el freno al crecimiento del ciclo anterior, se recuperó en un 0,18% dejándole una ganancia del 0,02% en relación a mayo. No olvidemos que el mes pasado se lanzó la versión 10.60, que sigue mejorando su rendimiento y velocidad para cargar las páginas, aunque Opera Mini también hace un aporte importante.

El futuro es todavía una gran incógnita, porque justo los polos opuestos de las estadísticas trabajan en nuevos lanzamientos. Explorer 9 llegará a beta en septiembre, prometiendo más cumplimiento de estándares y soporte de HTML5, mientras que Firefox 4 aguarda por su versión definitiva hacia finales de año. Así que, en pocos meses, todas estas tendencias pueden cambiar completamente.

Vía: Mashable