Es muy probable que ya hayáis oído hablar de algo llamado Facebook Places, ¿verdad que sí? Y si no lo habéis hecho no sois de este planeta. Pues eso, si medio planeta se despertaba ayer conociendo la noticia de que Facebook se adentraba en el mundo de la geolocalización, hubo algo que a unos cuantos nos llamó muchísimo la atención y es que la base de datos con la cual Facebook Places trabaja es Bing.

Sí, tal y como se lee, Bing ha provisto a Mark Zuckerberg de los datos necesarios para manejar las localizaciones y esto tiene una lectura importante: Facebook considera a Google como un contrincante, un enemigo, pues puestos a pedir, lo más lógico hubiera sido usar el servicio de mapas de Google. El que no lo haya hecho demuestra a las claras que ni de lejos le gustaría «casarse» de esta forma con un gigante de Internet tiene su sino marcado en hacerle sombra en las redes sociales tarde o temprano.

La cuestión no queda sólo ahí, de hecho Google también piensa en Facebook como un adversario, si no no se explicaría que ayer mismo haya hecho públicos los datos de su servicio Google Maps para móviles. Según ese post, los números de Google Maps para móviles son escalofriantes, pues nada menos que 100 millones de usuarios usan este servicio al mes.

Centrémonos ahora en determinar en qué momento de la historia nos encontramos. Hasta ahora Facebook y Google se miraban con respeto, pero de lejos, pues realmente ninguno tenía un servicio a la altura del otro (salvando orkut, pero no es nada en comparación con Facebook). Pero ayer mismo estas dos empresas pasaron de ser un espectadores a comenzar la lucha pues han colocado en el ring a pelear dos servicios a la altura el uno del otro.

Google con Maps y su subservicio Latitude y Places (sí, Google también tiene su «Places») aporta 100 millones de usuarios móviles al mes y al otro lado del cuadrilátero nada más y nada menos que 500 millones de usuarios en todo el mundo (150 millones de ellos son usuarios móviles) que empezarán a usar pronto Facebook Places casi sin darse cuenta con la ventaja añadida por su parte de que ya hay muchísimas empresas queriendo hacer amigos y admiradores en la afamada red social.

El combate está servido, se encuentra en su primer asalto. La pelea será cruenta, pero viendo los desastres de Google en sus aventuras sociales, si tuviese que apostar lo haría del lado del «libro de caras», sin duda. ¿Qué pensáis vosotros?