Arriesguen una cifra de lo que creen que se haya pagado la foto más cara de la historia. Y si quieren arriesgar más, entonces piensen quien creen que haya podido ser el fotógrafo que la realizó. No, no es ninguno de los fotógrafos clásicos. Y no, la cifra que pensaron es también es poco dinero.

La foto por la que se pagó más dinero en toda la historia es la que está observando aquí al lado, por ella se pagó en el año 2007 la cifra de, atención, US$ 3.329.053. Y fotógrafo que hizo la toma fue el alemán Andreas Gursky, un profesional contemporáneo, alumno en la escuela de Dusseldorf y de los grandísimos Bernd y Hilla Becher, los que esgrimieron en los 50´ la estética de la fotografía industrial. O sea que, convengamos, Grusky no es ningún improvisado.

La foto de Grusky es la representación de góndolas de supermercado atiborradas de mercadería a 99 centavos. El título de la obra es, claro, 99 Cent II. La foto fue retocada digitalmente (técnica que comenzó a utilizar en los años 90´), para reducir la sensación de profundidad. Es irónico como una fotografía que muestra en un díptico los artículos de menor valor en un comercio termina siendo por la que más dinero se paga en la historia.

Las imágenes del fotógrafo transitan el discurso de la posmodernidad analizando los sistemas de consumo, por eso es común ver en este tipo de imágenes escenarios llenos de mercaderías, grandes espacios de venta y todo mostrado en paneles de grandes dimensiones. En muchos casos la imagen se convierte en una confusión ordenada de elementos.

La foto a la que destronó Gursky fue ni más ni menos que The Pond Moonlight, una fotografía de Edward Steichen del año 1904, que con un estilo más pictorialista fue vendida por 2.928.000 dólares en febrero de 2006.

¿Qué les parece la imagen? Nada que ninguno de nosotros no podamos pagar ¿no?