Si nos lees habiualmente, recordarás que el otro día hablábamos de que Apple había conseguido la exclusividad del material Liquidmetal. Este material es ya usado en el ámbito militar, aeroespacial, médico, etc. Fue desarrollado en 2003, y es más ligero a la vez que más duro que otros materiales, además de que tiene una mayor resistencia a la corrosión así como un mayor límite elástico.

A partir de ahí, empezó a elucubrarse sobre iPhone o MacBook Pro de alta resistencia. Sin embargo, esta vez Apple no será la primera en usar este peculiar material. Omega ya está usando el Liquidmetal en sus relojes de gama alta.

De hecho, tienen un vídeo de demostración donde muestran las virtudes del material sobre sus relojes. Teniendo en cuenta que Apple firmó el pasado 5 de agosto un acuerdo con Liquidmetal Technologies para tener la exclusividad de este material en el ámbito de la electrónica, parece ser que Omega no tendrá problemas con seguir utilizándolo en sus relojes.

El uso que le da Omega al Liquidmetal consiste en introducirlo en las cavidades donde van serigrafiadas las horas de la esfera del reloj, quedando así incrustados de por vida y sin la posibilidad de que se deteriore con el paso del tiempo. Esto podría indicar que Apple decidiera usar el Liquidmetal para incrustar los grabados láser de la parte trasera de sus productos sobre un material cerámico, evitando así que se raye la clásica manzanita del iPod que va grabada en láser.

Sin ir más lejos, como no llevemos cuidado, en los MacBook Pro, si rascamos con la uña en los iconitos que indican qué tipo de conector es cada uno, éstos saltan por arte de magia. No hace falta que lo probéis, pero yo sí que lo hice con el mío por error.

Vía: Crunchgear