No fue la presentación de una nueva y brillante aplicación para la familia GNOME la primera gran noticia que nos trajo GUADEC, sino, como reza el título de este artículo, el inevitable retraso del anunciado, esperado, odiado/amado escritorio GNOME 3.0. Esto no es necesariamente una mala noticia, lo que sucede es que los desarrolladores quieren más tiempo para pulir la versión que ahora tienen entre manos.

Vincent Untz explica:

Pudiéramos liberar en septiembre y tener algo trabajando que esté bien, pero eso incumple con los estándares que tenemos […] Cuando hablamos con los usuarios sobre lo que queremos hacer con GNOME 3 ellos se entusiasman, así que no queremos decepcionarlos con algo que no esté suficientemente pulido.

Buena parte de los proyectos estarán terminados para septiembre, como los relacionados con accesibilidad, documentación, diseño y mercadotecnia. Aún así, quienes comandan GNOME prefieren esperar.

La decisión no fue fácil por cuestiones técnicas y, digámoslo así, comunitarias debido a las diferentes opiniones al respecto. Y es que muchos proyectos dependen técnicamente del ciclo de vida de GNOME —Ubuntu entre los más importantes—. Unz relata que las discusiones internas decantaron en varias posibles soluciones hasta llegar a la que conocemos, donde el fiel de la balanza fue GNOME Shell que vendría a presentarse como el gran estandarte de usabilidad que GNOME quiere ofrecer al mundo.

Recordemos que GNOME 3 sería publicado el próximo 27 de septiembre. A los usuarios no les quedará más remedio que conformarse con una versión intermedia, la 2.32, y esperar ansiosamente la llegada de aquélla tercera que prometen será un hito.

Imagen: derStandard.at [Nuevo centro de control de GNOME Shell]