Hoy Apple ha ofrecido una conferencia de prensa en la que, más que la solución a los mediáticos problemas de cobertura de su iPhone 4, la expectación giraba en torno al tipo de comportamiento que adoptaría la compañía ¿aceptaría su error o trataría de escurrir el bulto camuflándose en esa críptica superioridad que muchos les critican?

El propio Steve Jobs, frente a los pronósticos más pesimistas, ha hecho acto de presencia para aseverar un «no somos perfectos, los telefonos tampoco» que en principio pareció dar a entender un mea culpa en toda regla. Reconocimiento que pronto se ha esfumado al querer negar aquello del »mal de muchos…»

Por supuesto no ha faltado el endulzamiento de la cuestión con las exitosas cifras de ventas: 3 millones de iPhone 4 vendidos en 3 semanas, calificado como mejor smartphone por varias publicaciones y el mejor teléfono en términos de satisfacción del cliente.

Jobs se ha referido al problema de cobertura enseñando al auditorio como otros teléfonos de la competencia también lo padecen: una Blackberry, un HTC Eris, un Samsung Omnia 2… terminales que ha puesto a prueba para demostrar que «los smartphones no son perfectos y que ellos -Apple- tampoco lo son«.

Sabemos que la forma en que se mide la señal no es correcta. Sí, cuando el terminal se sostiene de cierta forma cae la señal, pero como hemos mostrado, pasa con todos los smartphone».

Problema que ha sido definido como «un reto para toda la industria» que esperan solventar «en los proximos años«.

El CEO de Apple ha procedido entonces a quitar hierro al asunto ofreciendo una serie de datos reveladores encabezados por un «todos los smartphones tienen zonas débiles«:

  • Apenas el 0.55% de los usuarios de AppleCare han llamado por este problema.
  • El porcentaje de devolución del iPhone 3GS es del 6%, menos que la media, el del iPhone 4 es del 1,7%.
  • AT&T ofreció un reporte de llamadas caídas, en comparación con el iPhone 3GS el iPhone 4 tiene un muy ligero incremento en las llamadas caídas, pero es extremadamente mínimo.

Jobs ha querido ofrecer incluso su propia explicación al problema:

Yo tengo mi propia teoría: cuando el 3GS salió, habían muchísimos protectores disponibles para el teléfono, pero de nuestras tiendas el 80% sale SIN protector. Aunque hay muchísimos iPhone 3GS con protectores que ayudan a que la señal sea buena, no se ha dado lo mismo con el iPhone 4.

Tras aclarar que el polémico fallo ha sido minoritario, Jobs ha alegado que aún así en Apple se preocupan por todos los clientes por lo que ha ofrecido la siguiente solución:

Aplicar la actualización que salió ayer mismo para corregir el algoritmo de cobertura o bien solicitar un protector gratuito para todos los usuarios. Si ya se ha comprado uno, Apple te devolverá el dinero. El protector puede ser de Apple o cualquier otra marca y podrán comenzar a pedirse la próxima semana siendo el envío gratuito para el usuario.

Otros anuncios

La compañía ha aprovechado también para anunciar la esperada fecha de salida del iPhone 4 en los 17 países citados previamente salvo en Corea del Sur: 30 de julio, momento en que también saldrá a la venta el esperado iPhone 4 blanco.

¿Os ha convencido la solución así como la defensa que la compañía ha hecho de este problema, al parecer, de lo más común?