Tras un proceso que duró más de tres años, la justicia estadounidense falló a favor de YouTube en un juicio por derechos de autor que le inició Viacom, donde reclamaba mil millones de dólares de indemnización por violaciones deliberadas de copyright.

En la demanda, la productora de cine y televisión argumentó que el portal de vídeos no hizo lo suficiente para evitar la publicación de material protegido. Además de asegurar que estos contenidos fomentaron el aumento explosivo en la cantidad de usuarios, incluyeron una cadena de mails entre los fundadores, donde supuestamente no les importaba esta cuestión.

Pero el reclamo se vino en contra, cuando Google explicó que Viacom contrataba agencias de marketing para cargar vídeos en el servicio, con modificaciones para que parecieran filtrados. De esta forma, era imposible determinar qué contaba con su correspondiente autorización y qué no.

Más allá de estos ataques mutuos, el juez dictaminó que YouTube cumple con la DMCA, dado que coopera con los autores para proteger sus derechos. Recordemos que, aparte de los mecanismos para identificar contenido pirata, ofrece herramientas para silenciar el audio o incluír publicidades en cada reproducción. Después de todo, ¿cuántas veces pulsamos sobre un enlace para descubrir que fue bloqueado por copyright?

Ahora queda la posibilidad de apelar el fallo, algo que podría extender el litigio por un tiempo bastante largo. Pero si Viacom quiso engañar a la plataforma con la idea de conseguir publicidad viral, a la vez que aprovechó eso para construír una causa, era cuestión de tiempo para que le dijeran no vamos a picar en el anzuelo.

Vía: Mashable