Prácticamente desde su propia creación, Twitter evalúa formas de monetizar el tráfico del servicio. Una de las más recientes fueron los tweets promocionados, con la promesa de que serían relevantes y poco intrusivos para los usuarios. Ahora llega otro experimento, que sigue esa misma línea, pero es menos emocionante aún: ofrecer los trending topics como espacio publicitario.

De esta manera, donde actualmente son reflejados los temas que generan furor en el mundo, también aparecerían vínculos pagos a páginas de búsqueda definidas por cada anunciante. El paquete, cuyo costo se estima en decenas de miles de dólares diarios, incluiría también un tweet promocionado para mostrar como primer resultado.

Desde el lado del usuario, surgen dudas sobre si efectivamente se aclarará cuándo vemos un anuncio y cuándo un contenido seleccionado por un algoritmo, aún cuando el spam habitualmente interfiere entre los ítems legítimos. Esto ya obligó a que la red de microblogging estableciera diversos filtros.

Por parte de los anunciantes, aparte de las publicaciones no deseadas, es posible que surja otro problema: la opinión de los consumidores. En servicios como Facebook es muy simple borrar un comentario desfavorable, pero en Twitter, no resulta tan sencillo.

Claro, una buena estrategia puede convertir mensajes negativos en una percepción positiva de la empresa, pero para ello hace falta estar dispuestos y actuar con criterio. ¿Tendrá éxito la idea?

Vía: Mashable