Twitter sigue de compras. Después de Summize, Values of n, Mixer Labs, Atebits (Tweetie) y Cloudhopper, ahora le tocó el turno a Smallthought Systems, una compañía que ya había trabajado en conjunto con la red social para crear su propia red interna basándose en DabbleDB, un modelo moderno de base de datos escrito en SmallTalk. De todos modos, lo que atrajo la atención de Twitter fue Trendly, una herramienta desarrollada por la misma compañía que permite a los sitios web distinguir información valiosa dentro de los datos de Google Analytics o, como ellos lo han puesto, siguiendo la tradición de entropía en la información, distinguir señales del ruido.

Para Twitter representa un paso lógico pues los Analytics están dentro de su plan de negocios y harán lo que suelen hacer las empresas grandes al adquirir otras más pequeñas: incorporarán a los equipos de desarrollo e integrarán las ideas y código de Trendy en los proyectos propios de la red social.

De todos modos, hay que recordar que la relación de Twitter con los desarrolladores no está pasando por un buen tiempo a raíz de que el servicio de microblogging parece querer copar todo el ecosistema, quitando obviamente posibilidades a las tantas startups que se encuentran desarrollando aplicaciones de acuerdo a la API. Creo que Twitter quiere seguir creciendo y tiene unas ideas bastante claras con respecto a su futuro y los desarrolladores deberían ir adecuándose al devenir. Claro que antes que seguir invirtiendo en distintas compañías, recomendaría a Twitter que adquiera un par de servidores así dejan descansar un poco a la Fail Whale que tanto trabajo ha tenido estos días.