El próximo 1 de Julio llegará a España, el Samsung Galaxy S una apuesta fuerte por parte de la compañía coreana para introducir en el mercado un terminal Android con unas especificaciones de hardware muy sólidas. Lo primero que llama la atención, ya lo comentamos por Gizmovil, a nivel de sistema operativo es la profunda similitud que presenta con respecto al iOS de Apple con el iPhone, además de eso Samsung ha querido dotarlo de una vistosa pantalla Super AMOLED de 4 pulgadas que aunque en el fondo lleve la misma tecnología que las AMOLED sí que presenta algunas diferencias notables a nivel técnico como pudimos ver en el vídeo que sacó la compañía explicando las diferencias entre ambas.

Básicamente lo que han hecho para añadirle ese ‘Super‘ delante que parece más marketing que otra cosa lo ha hecho también Apple con su cacareadísima Retina Display, han reducido totalmente el hueco que hay entre pantalla y cristal de manera que da la sensación de que los píxeles están prácticamente adheridos, como si fuese una fotografía en movimiento. Sin embargo, y a falta de ver en persona una Retina Display, tras jugar un poco con el teléfono y comparar al rato con la pantalla de un Nexus One, casi me quedé con la impresión de que seguía siendo mejor la de este último. Es decir, que Super AMOLED no es una mala tecnología, ni mucho menos los colores son más vivos, los negros más negros y transmite muy buenas sensaciones, pero tampoco es algo que suponga una diferencia notable.

Ya vimos el resto de especificaciones de hardware la primera que hablamos por aquí de él, Samsung ha querido también apostar fuerte con el Galaxy S por la tecnología DLNA incorporando lo que ellos han bautizado como All-Share para compartir todo tipo de contenidos entre nuestro teléfono y otros dispositivos en el entorno del hogar. También le eché un rápido vistazo a Layar, el software de realidad aumentada y que viene ya instalado en el teléfono, no estaba nada mal, pero se nota que todavía le falta madurar un poco. Aunque el 1 de Julio vendrá con Eclair, y podrá actualizarse a Froyo, desde el principio podremos usarlo como un HotSpot WiFi mediante tethering.

Otra característica que también vendrá preinstalada es Swype, el innovador método de escritura que ha empezado a implementarse en Android y que ayer llegaba para el idioma español. Ahora que parece que los ebooks se están poniendo de moda en los smartphones (nunca lo entenderé, ¿cómo puede leerse un libro ‘ahí?) de la misma manera que iBooks, el Samsung Galaxy S vendrá con Aldiko eBooks otro lector de libros de prestaciones y características similares.

A falta de probarlo más detenidamente, hay que concluir diciendo que está claro que el Galaxy S está a la altura y que la compañía ha sabido entrar en el cada vez más complicado mercado Android manteniendo alto el listón y apostando por un términal muy sólido en cuanto a características. Sin embargo, por muy buenas que sean estas características, un teléfono no llega al gran público si no lo hace acompañado de un precio asequible y unas tarifas adecuadas. En este caso es Movistar es la que no aporta nada nuevo, lo ofrecerá para Nuevas Altas, Portabilidades y Migaciones con contratos de 9 y 20 € de voz y de 10, 15 y 25 € de internet móvil a precios que van desde los 0€ hasta los 329€ con un compromiso de permanencia de 18 meses.

Los que ya son clientes de Movistar pueden renovarlo desde 6.500 puntos de la Zona Azul por 505€ (sin contrato de permanencia ni contratación de tarifas de internet) 426€ (con 18 meses de permanencia pero sin contratar tarifa de internet) y 267€ (con un compromiso de permanencia de 24 meses y contratando tarifas de internet).