Después de los ataques que tuvieron los de Google desde China, la empresa se ha replanteado el uso de los sistemas operativos en sus oficinas. Debido a la falta de seguridad y backdoors que tiene Windows en sus entrañas, no es de extrañar que un gigante como Google no pueda dejarlo todo en manos de Windows.

Así que han dado dos opciones a sus empleados: un PC con Linux o un Mac (es la opción que se está implementando en su mayoría).

Ahora, todo aquél que quiera seguir utilizando Windows necesitará acreditación de niveles muy altos, y para tener una máquina nueva con Windows tendrán que obtener la aprobación de un CIO (Chief Information Officer, director de informática). Hasta enero era posible obtener nuevos portátiles con Windows, aunque no PCs de escritorio. Ahora, ya no se puede obtener ninguna de las dos cosas, a no ser que obtengan la aprobación pertinente.

Según declaraba un empleado de Google al diario Financial Times:

No volveremos a usar Windows, es un sobre-esfuerzo para mantener unos mínimos de seguridad
Linux es Open Source y nos sentimos cómodos con él
Sobre todo desde los ataques que tuvimos desde China, un montón de gente estamos usando Mac por seguridad

Pues parece que después de todo los ánimos entre Apple y Google no están tan mal, pues si están equipando todos sus cuarteles con Mac, las cosas no van tan mal. Aunque tengamos en cuenta que en el apartado de diseño, utilizar Linux es casi impensable, por lo que o usas Windows, o te pasas a Mac.

Vía: 9 to 5 Mac