El gobierno encabezado por Barack Obama ha demandado a la empresa Oracle —a través de su Departamento de Justicia— por inflarle los precios en decenas de millones de dólares.

La queja contra la empresa de Larry Ellison_-salí-en-Iron-Man-2_ fue presentada originalmente por Paul Frascella, ex-empleado de Oracle. Éste alegó que los importantes descuentos ofrecidos a otros clientes fueron ocultados a las agencias gubernamentales. El problema para Oracle radica en que firmó acuerdos con su poderoso cliente en los que se comprometió a siempre ofrecerle los mejores precios posibles.

En EE. UU. existe la False Claims Act, con la que los patriotas empleados pueden avisar a su gobierno cuando crean que la compañía para la que laboran ha defraudado. Por ley, el soplón tiene el derecho a reclamar normalmente entre el 15 y el 25% de los daños recuperados; unos 17.3 millones de dólares en este caso irán a la bolsa de Frascella.

Estaremos atentos a lo que suceda en este caso para la empresa recién poseedora de uno de los mayores capitales open source del planeta.

Vía: BusinessWeek