Me encanta el olor a napalm por la mañana y hoy en España es como nos hemos levantado. Se ha levantado la noticia de que el Congreso de los diputados de España planea dar un iPhone 4 a cada diputado, es decir, si juntamos políticos, política, crísis y Apple, obtenemos una bomba que a los políticos le acaba de explotar en las manos.

Muchas de las críticas que he leído en twitter y en blogs se refieren a que no entienden que tal y como está el gobierno haciendo recortes por la crisis, ¿cómo es posible que los diputados vayan a tener «la última pijada de Apple»? Bueno, hay que matizar bastantes cosas.

Lo primero es que se trata de un trato entre Movistar y El Congreso de los Diputados, esta operadora es quien ofrece servicios móviles a todos los diputados, se dedican a darles una línea y un móvil a cargo del Congreso (es decir, de nuestros impuestos). Parte de este plan que el Congreso y Telefónica Movistar firmaron, está la renovación de terminales. Para que nos entendamos, para Movistar el Congreso no es más que otra empresa a la que ofrece servicios, y las operadoras ofrecen estos paquetes a las empresas para evitar que se vayan a la competencia.

No son regalos, son prestamos de la operadora que se pagan con las tarifas y el «contrato de permanencia», que en este caso es global para todo el Congreso.

OpenSoruce vs. Sistemas cerrados

Pero aquí es cuando entran dos problemas: la «apertura» de Apple y la mala imagen que da que la clase política reciba un teléfono de última generación cuando se tiene la creencia que la mayoría no sabría ni utilizarlo. Y me apuesto a que la mayoría de ellos aun siguen con teléfonos Nokia con teclado T9 (numérico), vamos que tan solo tenemos que ver que teléfono usa el Presidente del Gobierno.

En lo que estoy de acuerdo, pero solo a medias, es en que tal vez el iPhone no sea el mejor teléfono para los Diputados por el motivo obvio, las aplicaciones cerradas de Apple en la App Store. La verdad es que esto me parece un motivo bastante estúpido para decir que «este teléfono no», se debería de ver primero si el terminal es bueno antes de que si es cerrado o abierto, si deberían usar Android o iOS… Seguramente todos los amantes del OpenSource estéis preocupados porque un organismo público, de nuevo, elige un sistema cerrado y caro en vez de otro barato y abierto, ahí si tengo que dar la razón, en los gobiernos se debería de usar sistemas abiertos y Open Source, ya no sólo para abaratar costes, también para dar ejemplo. Pero en España no es el caso.

¿Y la opción de BlackBerry?

Me parece bastante curioso, extremadamente llamativo que Movistar no ofrezca BlackBerry en vez de otro tipo de terminales, ya sean HTC, Apple, Motorola o la que quieras. BlackBerry tiene un cáliz más profesional y no son pocos los gobiernos que usan estos terminales y los servidores de BIS.

Sin ir más lejos, RIM consiguió la mejor de las publicidades posibles cuando Barack Obama pidió a la NSA que certificaran a RIM y sus sistemas de internet y correo push para que su gobierno pudiera usarlas, porque el mismo Obama es un fan de las BlackBerry.

Si un gobierno tan celoso de la información como es el estadounidense «confia» en RIM para guardar los datos confidenciales que pasan por esos móviles, ¿cual es el problema en España?

Personalmente me da igual que teléfono les den a los diputados, la clase política está tan desgastada en este país que sea cual sea el teléfono, ordenador o aparato que les den, estará mal visto, y decir lo contrario es pecado.

Vía: Menéame