Muchos nos preocupamos por el futuro de algunos productos de Sun cuando esta fue adquirida por Oracle y la preocupación se mantiene viva, pero creo que es posible ver un par de meses después que no podemos caer en el facilismo tan usual en el mundo de la tecnología de demonizar a . Digo todo esto porque Sun tenía, como empresa, una imagen muy positiva: en su última etapa liberaron el código de Java, lo mismo con gran parte de su sistema operativo Solaris y su CEO Jonathan Schwarz fue el primer selecto miembro del Fortune500 en mantener un blog. Pero no sólo él, si no que prácticamente toda la gerencia y muchos de los empleados mantenían blogs personales en los que contaban sus experiencias dentro de la compañía y algunos de los nuevos desarrollos.

Por el otro lado, Oracle (y con motivos) tiene una imagen bastante mala. El otro candidato a quedarse con Sun era IBM y era notable el favoritismo por esta última compañía, por su cercanía al desarrollo de Linux. Pero la verdad es que IBM como compañía suele tener a veces políticas muy similares a las de Oracle, esto es: open source en muy contadas ocasiones, con la mayoría de sus productos no sólo cerrados si no prácticamente inaccesibles al público común.

¿A qué viene tanta reflexión? Larry Ellison, CEO de Oracle, criticó duramente la semana pasada a la gerencia de Sun. Entre otras cosas, dijo:

La gerencia tomó algunas decisiones muy malas que dañaron los negocios y tuvieron como consecuencia directa que los compráramos por dos centavos. (…) El equipo de ingeniería es excelente, pero la dirección que tenían era tan mala que ni aún así podían tener éxito. Buenos blogs no toman el lugar de buenos microprocesadores ni software. Muchos blogs no puden reemplazar muchas ventas.

Y puedo estar en desacuerdo con Ellison en infinidad de temas, pero en este caso en particular me hizo darme cuenta de algo importante. ¿Cómo puede ser que una compañía tan importante, con tanta historia y productos de envergadura como Java, Solaris y Sparc haya sido vendida a un precio tan bajo? Considero que la incorporación de la web 2.0 a las empresas es imprescindible, pero cuando la compañía se va a pique hay otras prioridades. Y no es Oracle quien pone en peligro el futuro de MySQL, fue Sun quien prácticamente abandonó la base de datos y fue Sun la compañía que dio tan pocos recursos al desarrollo de OpenOffice. Para colmo, ahora resulta que Schwarz se llevaba bastante mal con McNealy, cofundador de Sun, pues este estaba totalmente en contra de la liberación del código de algunos productos.

A fin de cuentas creo que no debemos echar tanta culpa a Oracle, a la distancia estamos idealizando un poco a Sun y no importa que en el fondo tuviese mejores políticas, no deja de ser cierto que, dejando de lado la chicana de Ellison en cuanto a los blogs, algún problema tuvieron: no supieron capitalizar, no pretendo saberlo. Puede haber mejores o peores compañías, pero no hay demonios.

Vía: Bits