Como parte ¿final? de su último rediseño, YouTube estuvo probando una nueva apariencia para su reproductor desde mediados de abril. Siguiendo la meta de simplificar la interfaz, finalmente estará disponible en todos los vídeos tras la actualización gradual que culminará en los próximos días.

Su aspecto es más prolijo y moderno, con degradados que también lo vuelven elegante. El gran cambio es en la barra de progreso, que se desvanece cuando no se utiliza. El volumen, por su parte, se ajusta con un nuevo control horizontal para evitar todo tipo de interferencias con la reproducción.

Tal vez sea la mejor estética en sus cinco años de existencia, que también significará una buena noticia para los sitios web que cuidan el diseño hasta el extremo. ¿A ustedes qué les parece?

Vía: Erictric