Mientras Eric Schmidt se muestra como un orgulloso padre mientras afirma que Chrome OS será todo un éxito a finales de este año, el trabajo de sus desarrolladores muestra una tendencia interesante: mucha actividad relacionada con procesadores ARM, especialmente para equipos Samsung

Por otro lado, también hay un notorio incremento en la actividad para agregar soporte en Chrome OS para hardware Tegra: un system-on-chip especializado para dispositivos móviles y usado, entre otros, por (vamos, adivinen)… Samsung.

Y aquí todo parece cobrar sentido: el pasado mes de febrero, esa compañia confirmó que venderá netbooks con Chrome OS preinstalado al final de este año, los cuales ofrecerán soporte para 3G, WiFi, y una batería con 12 hrs. de vida.

Por ahora sólo podemos hacer especulaciones sobre el destino final de Chrome OS. Es muy probable que el soporte para Tegra, alimentará más las discusiones en torno a una futura convergencia con Android. Como sea, lo que sí está muy claro es que, nos guste o no, el sistema operativo open source auspiciado por Google, no será una distro Linux ordinaria.

Vía: Ars Technica