Parece que la fiebre de los nuevos dispositivos que no quieren ser ni móviles ni ordenadores no va cesar. Muestra de ello es el nuevo mini tablet que llega de Sharp a tierras niponas. Con una pantalla de 5 pulgadas y corriendo Ubuntu 9.04, llegará al mercado japonés el mes que viene intentando competir con el archiconocido iPad.

Entre sus características, cuenta con un procesador a 800MHz Freescale i.MX515, 512MB de RAM y 1.5GB de disco duro. Además, incluye wifi 802.11b/g, lector de tarjetas SDHC, puerto USB y miniUSB. Su batería dura 6 horas y tan sólo pesa 280g.

Aunque sin duda para mí su mayor handicap es el precio: $510 si vives en Japón y más de $650 si lo quieres adquirir internacionalmente. Un precio que quizás resulte muy elevado y poco competitivo para la cantidad de nuevos tablets con características similares que están apareciendo. Está claro que lo va a tener muy difícil cuando existen opciones con más pantalla y más duración de batería por el mismo precio, pero puede que llevar Ubuntu le haga diferenciarse.