Bienvenidos a un nuevo capítulo del culebrón tecnológico del momento: Apple vs. Adobe. Ahora es Steve Jobs en persona quien, a través de una conversación por correo electrónico que se ha hecho pública, justifica la decisión de Apple de restringir el tipo de aplicaciones aceptadas por sus dispositivos por el lenguaje en el que estén escritas.

Tras escribir un post bastante crítico sobre el cambio producido, el desarrollador Greg Slepak envió un correo personal a Steve Jobs:

Mucha gente está enojada por la decisión de Apple de requerir que las aplicaciones estén “originalmente escritas” en C/C++/Objective-C. Si visitas, por ejemplo, al sitio de Hacker News en este momento, verás que la mayoría de las historias se refieren a esta restricción, siendo la nota número 1: “Steve Jobs ha perdido la cabeza” con 243 votos”. Las 5 notas más importantes son todas reacciones negativas. No hay ni una sóla reacción positiva, ni siquiera de John Gruber, tu mayor fan.

Amo tus productos, pero los términos de tu SDK están creciendo sobre ellos como un cáncer invisible.

La breve respuesta de Jobs fue:

Creemos que el post de John Gruber es bastante profundo y para nada negativo.

Tras la respuesta y, aparentemente, releer el artículo de Gruber, el desarrollador volvió a escribir al fundador de Apple:

Todavía mantengo que socava a Apple como empresa. No necesitaron esta cláusula para llegar al mercado obtenido con el iPhone y agregarla sólo logra que la gente les pierda el respeto (…) y hace que Apple sea malvado, al menos en el sentido en que Google utiliza el término – siendo así malvado algo como “intentar competir por otros medios que no sean hacer el mejor producto disponible y presentarlo honestamente”.

Desde el punto de vista de un desarrollador, limitan la creatividad en sí. Gruber está equivocado, hay muchas aplicaciones escritas en frameworks multiplataforma que son estupendas y él mismo ha elogiado, siendo Firefox una de ellas.

No creo que Apple pueda ganar mucho en la cláusula 3.3.1, de hecho todo lo contrario.

Y la no tan breve última palabra de Jobs sobre el asunto fue:

Ya hemos pasado por esto, las capas intermedias entre la plataforma y el desarrollador producen a final de cuentas aplicaciones por debajo del estandard y dificultan el progreso de la plataforma.

Es importante recordar que la restricción no se refiere sólamente al Flash de Adobe, sino a varios otros proyectos importantes como Mono, por lo que la repercusión negativa es prácticamente unánime, mas Apple mantiene y defiende su punto de vista. Prometo comenzar la próxima entrada de esta novela con un “Previously, on…”

Vía: Mashable