Lo prometido es deuda, y si bien ayer éramos de los primeros en anunciar que la segunda beta de Office 2011 se había filtrado en Internet, también os dijimos que haríamos un análisis más profundo sobre las novedades que trae esta nueva versión que tanto promete.

Si Microsoft se ha propuesto conquistar nuestro disco duro maquero, no lo tiene nada fácil pues nuestro espacio está reservado, en la mayoría de los casos, para iWork, pues Numbers, Pages, y en especial Keynote, son superiores a la media en lo que tiene que ver con una suite ofimática. ¿Estará Office 2011 a la altura de las expectativas creadas?

Novedades

Las principales novedades que hemos podido apreciar en relación a esta beta, por lo que suponemos que no serán las únicas mejoras, tienen que ver sobre todo con la interfaz de usuario. Una vez instalamos el paquete y ejecutamos alguna de las aplicaciones lo primero que salta a la vista es que esta versión es mucho más que un lavado de cara para justificar un cambio de nombre (o de año más bien)… es un cambio de pies a cabeza.

Por poner un ejemplo hablemos de los que han dado en llamar MacRibbon o cinta que se ha incluido en todas las aplicaciones de la suite. Por Ribbon debemos entender una nueva fila de funciones que se coloca bajo el menú y que viene a complementar los iconos de herramientas para cada trabajo concreto. Es una solución que vienen disfrutando los usuarios de Windows desde hace varios años y que, también ahora, podrán disfrutar los usuarios de Mac.

Su uso es muy sencillo, pues cambia en función de la tarea que estemos desarrollando: inserta una imagen y pondrá a tu disposición herramientas relacionadas con las imágenes, inserta un encabezado y modificará su contenido para mostrarte herramientas apropiadas para el encabezado.

Visto de este modo, se entiende que viene a complementar (aunque no a sustituir del todo) los menús flotantes, o cajas de herramientas, que tan molestos pueden llegar a ser a veces, pues dificultan la visibilidad y en ocasiones aparecen cuando no se desean. En este caso, la cinta es discreta y muy útil.

Otra de las novedades se centra en el aspecto, mucho más maquero, pues desde el mismo inicio, la ventana de opciones para nuevos documentos es muy similar a la que nos ofrece iWork, mostrando así que Microsoft empieza a tomarnos en serio y a reconocer que Apple también sabe hacer suites ofimáticas.

Como cambio más interno, hay que destacar que en este paquete se ha desechado definitivamente Entourage para dejar el Outlook de toda la vida. Un Outlook del que no puedo opinar mucho, pues no he tenido la oportunidad de conocer bien nunca, pero que las malas lenguas dicen que es más pobre que la versión para Windows. En cuanto a Messenger, este desarrollo es el que incorpora el videochat como ya os dijimos.

Por último, algo que muchos apreciarán, ¡en Excel ya se permiten archivos con macros! Esto venía siendo un problema que daba muchos dolores de cabeza a los usuarios más profesionales del paquete de oficina. Desde ahora, nada de tomar más pastillas para el dolor, pues los mismos chicos de Redmond lo han solucionado.

Aspectos mejorables

Sigo observando un mayor uso de los recursos del sistema que al manejar iWork. Parece que necesitase más memoria que este, y eso en mi pobre MacBook se nota bastante. Espero que este aspecto se pula un poco antes de que se lance la versión definitiva.

También se sigue observando, aunque menos que el anterior Office 2008, un exceso de opciones en cualquiera de las aplicaciones y esto no es algo agradable, es más llega a molestar. Si en definitiva lo que queremos es escribir en varios formatos o fabricar una tabla de cálculos sencilla ¿para qué necesitamos ahí la opción X que no me va a hacer falta nada más que una vez en el año?

Quizás esto último bien viene a significar cuál es el público objetivo de Office: la empresa o usuarios avanzados que necesitan de multitud de opciones y formatos, pero no ara el usuario medio, algo que Google (en Google Docs) y Apple en iWork han entendido hace tiempo.

Conclusión

8/10

Por fin Microsoft saca al ring a un contrincante digno de una buena pelea en el escenario de las suites ofimáticas para Mac. En el día que lo llevo usando ha satisfecho ampliamente mis expectativas, incluso me ha soprendido, harto como estaba yo de OpenOffice, NeoOffice y Microsoft Office para Windows. Como puntuación le concedo un bien merecido notable.