PC-BSD es un sistema operativo libre. Su enfoque dirigido al usuario final, lo convierte en el Ubuntu de la familia BSD (e.g., OpenBSD, FreeBSD, DragonFly, exceptuando Mac OS X). Como sucede con cualquier sistema operativo moderno, con PC-BSD puedes escuchar música, ver películas, trabajar con documentos e instalar software a través de una interfaz gráfica.

Con este Hipertextual Labs reseñamos la instalación PC-BSD 8.0 Hubble Edition (liberado hace unas semanas) sobre un equipo x86 genérico de recursos modestos. En particular, se trata de una máquina con 512 MB en RAM, procesador Intel Pentium IV y 80 GB en disco duro: Una configuración suficiente si tomamos en cuenta los requerimientos mínimos.

Sin más palabrerías preámbulo, comencemos.

Descarga

PC-BSD 8.0 Hubble Edition puede descargarse desde la página oficial. Está disponible para arquitecturas x86 y amd64, cada una incluye cuatro versiones distintas:

  • DVD y USB: Instalación completa más componentes opcionales.
  • CD y USB, sólo para arranque: Instalación por red.

En nuestro caso, arrancamos el equipo de prueba con el DVD de PC-BSD (3.3 GB). En primera instancia, el sistema precarga algunos módulos hasta presentar un menú (en inglés) con nueve opciones distintas. Hay que elegir la opción número 1 para arrancar la instalación gráfica de PC-BSD. La número 7 te será útil en caso de fallar la autodetección de la tarjeta gráfica con la opción 1. Desactivar ACPI con la número 2 ayuda a resolver ciertos problemas durante la instalación. La tecla espaciadora pausa el contador de tiempo.

Instalación gráfica

Luego de unos momentos donde sólo vemos mensajes de la terminal de texto, aparece el logo de PC-BSD y un menú para la selección de lenguaje. Puedes elegir español de aquí en adelante.

Lo que sigue de esto es una serie de ventanas con opciones típicas de instaladores de sistemas Linux: Selección de huso horario, configuración de usuarios y particionado (tanto automático, como manual). Esto es realmente fácil y poco le pide a los instaladores de las distros Linux más acogedoras.

Llama la atención la ventana para elegir el tipo de instalación, donde es posible escoger entre PC-BSD y FreeBSD. Esta es una característica que arriba con esta versión del sistema. Visto de otra manera, el instalador de PC-BSD 8.0 también se convierte en un sencillo instalador gráfico para FreeBSD.

PC-BSD incluye un gestor de arranque. Es importante reflexionar sobre la pertinencia de su instalación. En general, es recomendable no hacerlo si tienes varios sistemas operativos en el mismo equipo gestionados con GRUB. Luego es posible agregar PC-BSD a la lista de GRUB… o puedes instalar GAG.

Poco antes de completar la instalación, es posible seleccionar componentes adicionales para el sistema operativo; entre ellos, K3B 1.0.5, OpenOffice.org 3.1.1, Opera 10.10, Pidgin 2.6.4 y Firefox 3.5.7.

El primer arrranque

La instalación normal tarda alrededor de 30 mins (aunque puede ser distinto en otros casos, claro), luego del cual el equipo se reinicia automáticamente hasta hacer aparecer nuevamente el menú de texto arriba mostrado. De nuevo, tenemos 10 segundos para elegir, aunque con la opción por defecto es suficiente para arrancar el sistema. Ya no aparecen cascadas de mensajes de texto, sino un discreto bootsplash con el nombre del sistema operativo.

Por ser el primer arranque de nuestro PC-BSD, debemos configurar las resolución de pantalla.

El escritorio es KDE

El escritorio de PC-BSD es KDE 4.3.5. Reseñarlo no es la intención de este Hipertextual Labs, ya que merece uno por sí mismo y es muy independiente del sistema operativo. Como quiera que sea, a partir de aquí somos tan capaces de usar la potencia de KDE como en cualquier otra distro Linux, con algunas pequeñas diferencias relacionadas con la gestión de paquetes y otros aspectos que no interesan mucho a un usuario con perfil no técnico.

PC-BSD introduce un nuevo tipo de paquetes de software en formato binario: Los PBI (Push Button Installer o PC-BSD Installer). Son similares a los archivos .exe o .dmg usados en Windows o Mac OS X, respectivamente. El sitio pbiDIR contiene la lista de software con ese formato. En el fondo, PC-BSD es FreeBSD, de modo que también es posible instalar los paquetes llamados ports y gracias a ello disponer de una amplia gama de repositorios en la red. En este caso, Kports es tu opción si lo que buscas una aplicación gráfica para tus ports.

Últimos comentarios y conclusiones

8/10

Podemos decir que la instalación gráfica fue relativamente sencilla, sin más dificultad que las incluidas en distros Linux. Sin embargo, creo que el arranque en modo texto no es apto para los más distraidos. Es fácil perderse, equivocarse o no entender qué sucede si no se tiene experiencia en instalaciones donde sólo hay una pantalla con letras blancas y fondo negro. En este sentido, la documentación oficial de PC-BSD es vasta, pero no del todo actualizada para la Hubble Edition.

Temo que no hay pocas probabilidades de que la instalación de PC-BSD falle, sobretodo en el caso de equipos con hardware poco común, defectuoso o ambos. Por supuesto, eso sucede igual en Linux, pero con menor frecuencia, según mi experiencia. Si por alguna razón aquél es tu caso, aún puedes considerar probar PC-BSD desde la opción Live o con una máquina virtual como VirtualBox.

Si estás interesado en conocer detalles más técnicos, Phoronix liberó resultados de un benchmark de rendimiento donde enfrento PC-BSD 8.0 vs. Kubuntu 9.10. Este último ganó en la mayoría de casos para las pruebas aplicadas. Si quieres migrar a PC-BSD, te recomiendo revisar los consejos oficiales.

Técnicamente hablando, la familia de sistemas operativos BSD no le pide nada a nadie. En uno de ellos Van Jacobson programó y probó las mejoras al protocolo TCP tal como lo conocemos (y usamos) ahora.

PC-BSD en particular, es un muy loable esfuerzo por acercar ese gran sistema operativo al usuario de a pie. No obstante, estoy convencido de que aún tiene un largo camino por recorrer para ofrecer una instalación “humanizada”, natural para aquellos sin bagaje técnico. El proceso de instalación de PC-BSD merecerá calificarse con un 10 hasta el día que no interactuemos con una sola terminal de texto en el camino.

¿Te animas a probar PC-BSD?