Un nuevo hito ha sido alcanzado en lo que refiere a vencer sistemas criptográficos de clave pública, ya que se ha logrado quebrar un cifrado RSA de 1024 bits.

RSA (que viene de Rivest, Shamir y Adleman, que lo publicaron por primera vez) es un sistema criptográfico de clave pública desarrollado en 1977, y que aún es el primer y más utilizado algoritmo de este tipo y es válido tanto para cifrar como para firmar digitalmente. La última vez que había sido crackeado fue el 7 de enero de 2010, y aquella vez la base era de 768 bits.

El nuevo hito fue alcanzado por Valeria Bertacco, Todd Austin y Andrea Pellegrini. Esto se logró variando los niveles de tensión enviados al destinatario para generar cifrados defectuoso. Esto les ayudó a recrear la clave privada mediante la combinación de una serie de fragmentos obtenidos en el proceso. La operación tomó nada más y nada menos que 100 horas. Esto significa que un algoritmo que debería resistir ataques de fuerza bruta no duró más de 4 días.

Esto hace tambalear uno de los pilares del RSA, y en mayor o menor medida nos afecta a todos, pues es el sistema utilizado para cifrar la mayoría de las conexiones seguras en línea, desde comercio electrónico a la forma en la que ingresamos a nuestro webmail. Y aunque la longitud de la clave determine el nivel de seguridad, esta grieta es independiente de la misma, y se desmorona ante un método bastante básico y fácil de volver a implementar.

Se espera que se realicen cambios en la aplicación de RSA en poco tiempo; hasta entonces, no tenemos nada más que hacer que esperar.