MeeGo es un naciente sistema operativo para dispositivos móviles anunciado hace unas horas durante el Mobile World Congress. Es un híbrido entre los sistemas Moblin (de Intel) y Maemo (de Nokia), ambos basados en Linux para procesadores Atom y ARM, respectivamente. Forma parte de un proyecto compartido con la Linux Foundation: El consorcio encargado de velar por la proliferación del sistema operativo creado por Linus Torvalds.

Android, por su parte, también es un sistema operativo basado en Linux que aunque fue adquirido inicialmente por Google, luego fue legado a la Open Hanset Alliance: El consorcio creado para competir con Nokia, Apple, Palm y que incluye entre sus 65 miembros a grandes nombres de la industria como LG, Motorola e ¡Intel!

¿Por qué elegir MeeGo y no Android si lo que queremos es favorecer el software libre? Aquí les presento un par de razones:

1. MeeGo es un esfuerzo coordinado por la comunidad Linux. Android no.

La dirección operativa MeeGo será llevada por la Linux Foundation. Esto asegura que los beneficiarios seremos todos y no sólo los particulares. Android, en cambio, es un proyecto guiado principalmente por Google, quien recientemente mostró su desinterés por adecuar su código a los estándares del kernel Linux, razón por lo que fue retirado del código principal de Linux, generando así suspicacias en torno a un futuro fork.

MeeGo (al igual que Moblin y Maemo) dialogará directamente con las comunidades creadoras de software libre. Esto significa que los proyectos de software libre utilizados para MeeGo (e.g., el kernel Linux, D-BUS, Pulseaudio, Gstreamer) serán retribuidos con software que los enriquecerá. Por el contrario, la comunidad Android concentra sus esfuerzos en sí misma; una burbuja que al mismo tiempo disgrega los esfuerzos de otras comunidades (e.g., Java).

2. MeeGo extenderá los alcances del software libre.

MeeGo funcionará con procesadores ARM y Atom. Esto significa que también lo hará sobre una gran variedad de dispositivos: netbooks, smartphones, automóviles, Connected TV, sistemas IVI, etc. De esta manera, el software libre desarrollado para MeeGo se verá potenciado tanto en sus capacidades como en su utilidad: todo un sueño para el desarrollador. El software libre estará cada vez más preparado para el llamado Cómputo Ubicuo.

El software libre desarrollado para Android cubrirá un rango más limitado de dispositivos. Por lo pronto, sólo aquellos que utilicen el hardware autorizado por la Open Hanset Alliance. Aunque existen esfuerzos ajenos para extender el uso de Android, aún hay incertidumbre en su futuro; en particular, con respecto a Chrome OS.

MeeGo, según la propia Linux Foundation, significa buenas noticias para:

los operadores de red que quieren añadir valor a sus redes sin estar atrapados con un sólo proveedor […] los desarrolladores que quieren maneras consistentes de crear aplicaciones para “la próxima gran cosa” […] los consumidores que tendrán nuevas maneras de conectarse a internet a un costo cada vez menor.

¿El panorama pintado para MeeGo está idealizado? Quizá. ¿Intel y Nokia son “lindos angelitos” para el software libre? No lo creo. El software libre crece normalmente como un ecosistema autónomo, autogestionado. No obstante, en cierto punto crítico de su existencia busca el apoyo de otras entidades, privadas o no, para sostener su evolución. Las alianzas bien logradas ayudan a fortalecer proyectos con intereses distintos, esto es indiscutible. Pero me queda claro que algunos quieren ganar mucho dinero (Intel y Nokia, como cualquier empresa). Otros, en cambio, quieren crecer favoreciendo a su comunidad (GNU, Linux, KDE, GNOME y miles más). Y otros (como Google, Apple y Microsoft) simplemente quieren vernos admirar un mundo vertical, amurallado, alzado por/para ellos con la ayuda de todos.