WordPress.com es un de los servicios más utilizados de la actualidad para publicar contenidos en la red, millones de personas cuentan con blog en dicho lugar ya que funciona verdaderamente bien y no suele dar ningún tipo de fallos. Hasta el día de ayer que llegó la debacle.

Durante casi dos horas 10,2 millones de blogs quedaron completamente inaccesibles debido a que WordPress.com se cayó por completo, lo que se tradujo también según cuenta Matt Mullenweg, creador del sitio, en una pérdida estimada de 5,5 millones de páginas vistas en total y en el mayor fallo del servicio desde que naciera hace cuatro años.

En esta ocasión parecer ser que no hubo ningún ataque externo y la caída se produjo por puros problemas técnicos en uno de los datacenters de WordPress.com en el que se cambió un router y algo no salió del todo bien. Mullenweg ha prometido dar más información sobre lo ocurrido cuando ellos mismos sepan exactamente lo que pasó.

¿Y cual es la cuestión que le asalta a uno tras conocer el caso? Pues sí, el tema de los peligros inherentes de la computación en nube. Un simple fallo al cambiar un router ha provocado que 10,2 millones de blogs, tanto los gratuitos como los de clientes VIP, quedaran inaccesibles durante casi dos horas, lo que verdaderamente nos deja ver como la nube puede generar problemas de calado. Ahora bien, soy de los que opina que en tecnología los errores existen de siempre, da lo mismo que tengamos nuestro blog en un servidor dedicado o incluso en nuestra propia máquina, también pueden fallar. Lo que si hay que hacer es estudiar estos casos a conciencia para crear instalaciones más protegidas y todo lo descentralizadas que se pueda para que si pasa algo solamente salgan mal parados una pequeña parte y no un gran conjunto.